Bodegas Puiggros


  • D.O.: D.O. Cataluña
  • Hectáreas: 5 ha.
  • Producción: 8.000
  • Uvas: Garnacha Tintorera | Garnacha | Cariñena
  • Experto: Vicenç Puiggros, responsable técnico

Josep y Vicenç Puiggros, son primos hermanos y miembros de la cuarta generación de una familia de aparceros vinculada a la vid desde 1843.
Josep, encargado de la parte comercial de la bodega, y Vicenç, hombre de campo, se complementan a la perfección poniendo todo su trabajo e ilusión para dar una nueva vida a los viñedos de la familia.
Tras la devastación que causó en la viña el paso de la filoxera y la revolución industrial que causó el abandono de los campos a finales del siglo XIX, los Puiggròs heredaron en la zona de Òdena, en el Alto Anoia, la aparcería de algunas de las mejores cepas de Garnacha blanca y Sumoll que se habían salvado. En el año 2008 Josep y Vicenç decidieron dar un paso más y pasaron de vender su uva a trabajar en sus propias elaboraciones.
Inscritas en la D.O. Cataluña, en la finca Cal Pau Palomas, Bodegas Puiggros cuenta con 5 hectáreas de viñedo viejo plantadas con las variedades Sumoll, Garnacha negra, Garnacha blanca y Cariñena.
Situados en la zona de Òdena, los viñedos, sobre suelos arcillo-calcáreos pobres en materia orgánica, a una altitud de entre 450 y 650 metros sobre el nivel del mar, crecen bajo la confluencia de los climas mediterráneo y continental que proporciona los inviernos fríos y veranos calurosos típicos del clima continental con la humedad propia del clima mediterráneo.
Bajo la estas condiciones, las cepas viejas de Bodegas Puiggros con una media de edad de 60 años, llegando a alcanzar algunas más de 80 años, trabajan en rendimientos limitados por debajo de 1400 kg/Ha, tienen un ciclo vegetativo es largo y realizan una maduración delicada, prolongada y compleja proporcionando gran calidad, variedad de matices y una marcada expresión varietal.
Vinificando cada variedad por separado, la bodega cuenta con depósitos de acero inoxidable con capacidades de 1.400 litros y 3.000 litros.
Durante la maceración pre-fermentativa en frío, la fermentación y la posterior maceración post-fermentativa, la bodega realiza analíticas periódicas y controles de calidad. Después el vino se descuba directamente en barricas de 300 litros de roble francés de grano fino donde realizan la fermentación maloláctica y crianza, que se prolonga entre 12 y 18 meses dependiendo de cada variedad.