Celler Clos Pons


  • D.O.: D.O. Costers del Segre
  • Hectáreas: 50 ha.
  • Producción: 400.000
  • Uvas: Marselan | Tempranillo | Garnacha Tintorera | Cabernet Sauvignon | Syrah | Macabeo | Garnacha | Albariño | Moscatel
  • Experto: Martí Magriñá, enólogo

En Les Garrigues, en la D.O. Costers del Segre, en una región donde el paisaje accidentado evoca una naturaleza primitiva y espiritual, la tierra y el clima son las señas de identidad de Celler Clos Pons que vinifica el fruto de sus viñedos  para atesorar en cada botella la expresión de su tierra.
El nacimiento de la bodega es fruto de la capacidad de la familia Pons de reponerse ante una situación adversa. Clos Pons es pura resiliencia, mirar hacia delante. Y es que la familia, dedicada al cultivo de la aceituna para la elaboración de aceite de oliva de calidad superior desde 1945 en el marco de una tradición familiar casi ancestral, en el año 2001, tras un invierno especialmente crudo y de grandes nevadas, se vio obligada a diversificar su actividad tras perder 100 hectáreas de olivo.
Así, plantaron sus primeras 40 hectáreas de viñedo y en el año 2005 nació la bodega con vocación de expresar la riqueza de una tierra extrema, de abrupta orografía y riguroso clima.
Sustentando su trabajo en la pasión, la tradición y el respeto por la tierra, y dedicando el máximo cuidado y delicadeza en cada una de las fases del proceso de elaboración, es el enólogo Martí Magriñá quien dirige las elaboraciones de la bodega. Su dilatada experiencia en las zonas vitícolas más reconocidas del mundo -Francia, California, Chile, España-, le dan la amplitud de miras, la visión abierta y el deseo de ver más allá que promueven la inquietud de quien explora en las técnicas enológicas para lograr sacar lo mejor de cada tierra. De esta forma, Martí Magriñá se ha convertido en una pieza clave que, sintetizando la filosofía de la bodega, consigue cristalizar todo el carácter sensorial de Les Garrigues en los vinos de Clos Pons.

Emplazamiento y bodega

En la comarca de les Garrigues, al sur de la provincia de Lleida, entre los pueblos de L’Albagés y La Pobla de Cérvoles, en un terreno árido y seco, en un paisaje poblado de olivos y almendros, Celler Clos Pons tiene su bodega y viñedos.
Alzándose en una colina, la bodega de nueva construcción, modo de château francés, se levanta rodeada de sus viñedos integrada en el paisaje. En el interior de la bodega, construida en madera y piedra, en mímesis con su entorno para interferir lo menos posible en la naturaleza que la rodea, la tecnología y los métodos tradicionales se dan la mano para trabajar con respeto por la calidad y mantener el máximo de propiedades del "terroir" en los vinos.

Viñedos
En las inmediaciones de L'Albagés, a una altitud media de 500 metros sobre el nivel del mar, Celler Clos Pons cuenta con 50 hectáreas de viñedo plantadas con las variedades Marselan, Tempranillo, Garnacha tinta, Cabernet Sauvignon, Syrah, Macabeo, Garnacha, Albariño y  Moscatel de Alejandría, que trabajan de forma tradicional bajo criterios de agricultura ecológica.
Sobre terrenos de roca calcárea, en suelos arcillosos, y pobres en materia orgánica, con el inconfundible paisaje modelado durante años de las terrazas sobre muros de piedra como telón de fondo, los viñedos de Clos Pons crecen bajo el influjo del clima continental, caracterizado por sus rigurosos inviernos y sus veranos calurosos y secos.
Mientras que el bajo índice pluviométrico -150-300 l/m²-, junto a la baja humedad ambiental dibujan un paisaje casi semidesértico, la oscilación térmica entre el día y la noche durante los meses de verano y en especial las semanas anteriores a la vendimia permite a las cepas refrescarse.
Todas estas condiciones proporcionan un espacio idóneo para la elaboración de vinos ecológicos de gran calidad de rasgos identitarios muy característicos.