Bodegas Dehesa Valdelaguna


  • D.O.: D.O. Ribera del Duero
  • Hectáreas: 14 ha.
  • Producción: 65.000
  • Uvas: Tempranillo
  • Experto: Juan Ayuso, dtor. técnico | Rafa Asenjo, viticultura


Dehesa de Valdelaguna es el compromiso, la ilusión, y la satisfacción del trabajo bien hecho para compartir una vida consagrada y puesta a disposición de quien abre, descubre y disfruta de un buen vino
.
La historia de Dehesa de Valdelaguna nace de la pasión de dos amigos por la viña y el vino.
Así, en el año 2005 nace la bodega en el término de Pesquera de Duero, en el antiguo caserío restaurado de una finca de 300 hectáreas, situada en plena naturaleza y poblada de campos de cereales, viñas, robles y sabinas. La bodega, aunque pequeña, cuenta con modernos equipamientos para cuidar al detalle todo el proceso de elaboración.
Cimentando su trabajo en el amor por lo natural, la tradición y la calidad, en Dehesa de Valdelaguna trabajan la viña con cariño, gran respeto y esfuerzo, sabiendo que solo así puede ofrecer un gran fruto. De esta manera, el cultivo respetuoso de los viñedos es una de las máximas de identidad de Dehesa de Valdelaguna.

Viñedos
La singularidad de los vinos de Dehesa de Valdelaguna tiene su origen en las 14 hectáreas de viñedo de la variedad Tempranillo con los que cuenta la bodega, con una edad media de 15 años, situados a una altitud de  900 metros sobre el nivel del mar, -la media en la Ribera es de 740 metros-. Es esta elevación, que supone la disminución de 1°C cada 170 metros, la que suaviza el exceso de calor en verano, favoreciendo que la uva madure más lentamente, otorgando al fruto acumulación de aromas y sabores y mejorando la acidez del vino.
La diferencia de temperatura entre el día y la noche, durante las semanas previas a la vendimia, que pueden llegar a superar los  20°C, favorece la acumulación de polifenoles en el hollejo de la uva.

Procesos
Siendo la base de los vinos de Dehesa de Valdelaguna la calidad de la uva sustentada en el respeto al viñedo y el amor por la naturaleza, en la viña se prescinde de cualquier herbicida, pesticida o abono químico, así como  de levaduras, bacterias o encima foráneas durante el proceso de elaboración.
Con una producción máxima que no supera los 4.500 Kg/ha, el proceso comienza en la viña con un minucioso trabajo: poda en verde, desnietado, aclareos de racimos, selección...
Una vez en bodega tras la vendimia -realizada a mano en cajas de 16 kg-, se trabaja siempre en pequeños depósitos a temperatura controlada, y llevando a cabo las fermentaciones con levaduras y bacterias autóctonas que confieren a los vinos de Dehesa de Valdelaguna sabores y características únicas y singulares.
Posteriormente los vinos descansan en la nave de barricas construida de madera, adobe y piedra de más de 100 años de antigüedad en pleno silencio rodeados de robles y sabinas. Para ello la bodega cuenta con más de 200 barricas de roble.