Bodegas El Regajal


  • D.O.: D.O. Vinos de Madrid
  • Hectáreas: 16 ha.
  • Producción: 38
  • Uvas: Tempranillo | Cabernet Sauvignon | Merlot | Syrah
  • Experto: Jêrome Bougnaud


Bodegas El Regajal se emplaza en un incomparable entorno natural, enmarcado en la Reserva Natural El Regajal – El Mar de Ontígola, de gran riqueza biológica, destacando El Regajal por su valor entomológico y El Mar de Ontígola por su gran importancia para la avifauna acuática.

Se trata de dos parajes de gran significación por su excepcional valor faunístico, siendo un enclave natural en el que hay elementos botánicos y entomológicos de extraordinario valor.

Con mariposas endémicas muy amenazadas, en El Regajal conviven 77 especies de las 225 que hay en toda la Península, destacando en especial algunas de ellas por su rareza.

Organizaciones prestigiosas como la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y sus Recursos han declarado que ‘El Regajal es único, no solo en España sino en todo el mundo’.

Así, la representación abstracta de una mariposa con las alas extendidas, se ha convertido en la imagen de la bodega.

La actual gestión de la finca ha hecho viable que en ella convivan en armonía la investigación entomológica y la viticultura de calidad, elaborando uno de los vinos más reconocibles de Madrid.

De todo ello se desprende una filosofía que no solo respeta el entorno sino que colabora en su preservación.

Seguidores de la agricultura biodinámica, que observa el respeto al terreno y a las fases de la luna para el trabajo en el viñedo, elaboran unos vinos que en poco tiempo han conseguido sorprender y conquistar a los paladares más expertos, en un lugar en el que pocos contaban que fuera posible elaborar caldos de calidad.

La finca El Regajal se sitúa en el término de Aranjuez, cuyo paisaje cultural fue declarado patrimonio de la Humanidad, al sur de la Comunidad de Madrid e inscrita en la D.O. Vinos de Madrid.

Ésta se estructura en una vaguada principal, rodeada de colinas y cerros, con vaguadas laterales, recorrida por un riachuelo alimentado por filtraciones del Mar de Ontígola. Su vegetación está dominada por coscojas, alternado con esparto, retama, tomillo, olivar y viña.

Sus viñedos cuentan con 16 hectáreas de Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Merlot y Syrah. En ellos, y con el fin de conseguir vinos fieles a su terruño, se siguen criterios de cultivo biodinámicos, respetuosos con los ciclos naturales de la tierra.

Éstos, sobre suelos divididos en tres estratos, calizo en superficie, arenoso y yesifero al centro y arcilloso en el fondo, se sitúan bajo el influjo del clima continental, propio de la meseta, con inviernos gélidos y húmedos, y veranos en los que el calor es extremo.
La proximidad del Jarama y del Duero, sin embargo, crean un microclima que atempera los calurosos veranos a la vez que propicia la formación de nieblas durante los periodos anticiclónicos.
Con una pluviometría anual media de 450 l/m² y una insolación alta, el calor extremo en verano, los rigurosos inviernos, las frecuentes heladas y el granizo, representan a menudo dificultades para el desarrollo de los viñedos.

Cada variedad se vinifica por separado en pequeños depósitos de acero inoxidable hasta su ensamblaje final, sin filtrar y ni pasar por frío.

La vinificación y la crianza se llevan a cabo en unas modernas instalaciones subterráneas con el fin de no interferir en el paisaje.


En el año 1998 es plantaron las primeras 10 hectáreas
de viña que hoy se han convertido en 16 hectáreas que en su día estaban dedicadas al cultivo de cereal.

En el año 2001 se edificó la pequeña y moderna bodega para la vinificación y crianza.

Fue también en el 2001 cuando vio la luz la primera añada de su vino El Regajal Selección Especial.
Con una producción muy limitada se ha convertido desde entonces en uno de los grandes vinos de la Comunidad de Madrid contribuyendo, con sus numerosos premios y las mejores puntuaciones obtenidas de las más prestigiosas guías españolas e internacionales, a que sus vinos se sitúen en primera línea.