Bodegas Emilio Moro


  • D.O.: D.O. Ribera del Duero
  • Hectáreas: 200 ha.
  • Producción: 1.200.000
  • Uvas: Tinto fino
  • Experto: José y Javier Moro / Álvaro Maestro


´El vino es un arte, que si se sabe escuchar, nos habla, nos dice cuando necesita un trasiego, cuando reposar. Es como un ser vivo que hay que entender, atender y mimar' Don Emilio Moro.

Trabajo, entrega y humildad son la base del sueño que la familia Moro consiguió hacer realidad.


En Bodegas Emilio Moro, creen en su trabajo. Son un equipo unido, una familia que comparte una misma pasión desde hace tres generaciones.
José Moro lo refleja de forma muy clara al recordar su infancia: 'cuando captas eso desde pequeño, ese cariño, ese sacrificio, te queda una consistencia y un orgullo por tu familia que perdura toda la vida'.

Emilio Moro es compromiso con la calidad en los procesos de elaboración, con la protección del medio ambiente y con el progreso hacia un futuro tan eficiente como respetuoso con el entorno. Tienen muy claro que de ese compromiso con la tierra depende en gran medida la excelencia de sus vinos.
Las bodegas Emilio Moro es el lugar donde tradición y vanguardia se dan la mano, donde toman forma todos los valores de la familia Moro. Donde los métodos tradicionales y la alta tecnología se dan la mano para obtener los mejores resultados posibles.
Herencia del trasiego con arado, de la vendimia a mano descubierta y de las costillas con patatas asadas, la Bodega es hoy un templo del recuerdo y una apuesta hacia el progreso: tecnología al servicio de la calidad.

En una tierra con marca propia, la bodega posee 200 hectáreas propias de Tinto Fino, variedad única con la que se elaboran sus vinos, repartidas fundamentalmente en la pequeña población de Pesquera de Duero, con gran tradición vitivinícola, en el corazón de la D.O. Ribera del Duero.
En todas ellas se selecciona el mejor material genético para las nuevas plantaciones. Todos los viñedos están injertados con púas centenarias de gran calidad para preservar el clon original.
Éstos se sitúan a una altitud media de entre 750 y 1000 metros sobre suelos calcáreos, francos y arcillosos, bajo el influjo del clima continental, con inviernos rigurosos y de frecuentes heladas, en los que las temperaturas pueden descender hasta los 10°C bajo cero, pudiendo llegar ocasionalmente a los 20°C bajo cero, y una pluviometría anual baja, de 300 a 550 l/m² al año.
La alta insolación anual, de 2.200 a 2.800 horas anuales, y los veranos frescos y secos, favorecen la excelente calidad final del fruto.
A todo ello se debe la singularidad y fortaleza de la planta y sus frutos, preservada en la elaboración, crianza y guarda en botella.

Y es por ello que sus vinos son como son, con personalidad propia, y alma, de marcado carácter y temperamento quedando inmortalizada en cada cosecha una pequeña parte de ellos.
Porque el vino es su razón de ser y el porqué de su día a día.
Un vino tiene vida, y evoca la tierra donde ha nacido.

Finca Resalso, Emilio Moro, Malleolus, Malleolus de Valderramiro y Malleolus de Sanchomartín son los cinco vinos que elabora Bodegas Emilio Moro.


Emilio Moro es un visionario.

A lo largo de los años fue seleccionando las cepas que destacaban por su calidad para injertarlas después en nuevos majuelos, consiguiendo así un tipo de uva diferente con la personalidad que quería dar a sus vinos. Es lo que hoy en día se conoce con el nombre de selección clonal.
La historia de Emilio Moro es la historia de más de setenta años desde la primera vendimia.

En 1932 nació Don Emilio Moro, fundador de la bodega.
Siendo niño pisaba la uva en los lagares de su pueblo, y a los 14 años vendía junto a su padre cántaras de vino en la zona.
Ese mismo año, se plantó el histórico viñedo de Finca Resalso.

En 1987, José Moro, actual presidente de Bodegas Emilio Moro, dio un paso más comercializando el vino por el que su padre y su abuelo habían consagrado toda una vida de esfuerzo y dedicación. Invirtió todos los ahorros familiares en una prensa que evolucionó con los años hasta lo que hoy conocemos como Bodegas Emilio Moro.

En 1988 la familia Moro compró la primera bodega con tinos de cemento y hormigón lanzándose así a la aventura empresarial. Asimismo aumentó la maquinaria mientras que con la misma ilusión del primer día, se pegaban las etiquetas con pincel y cola, y se lavaban las botellas a mano para reutilizarlas.

En 1989 vio la luz la primera añada del vino Emilio Moro con el nacimiento de la marca Emilio Moro integrándose así en la Denominación de Origen Ribera de Duero.
Hoy, es el más representativo de la bodega.

En 1998 nace Malleolus y, con él, se suprimen las categorías de Crianza, Reserva y Gran Reserva para dotar a cada vino de una personalidad y carácter propios con una marca específica: Finca Resalso, Emilio Moro y Malleolus.

En el año 2000 nace Malleolus de Valderramiro a partir de los viñedos más antiguos de la familia.
Es también en el 2000 cuando se inaugura la nueva bodega con 3.500 m² perfectamente equipados, con nuevos servicios de visitas guiadas, venta y restauración.

En el 2002 nace Malleolus de Sanchomartín, la muestra más notable del vino de pago de Bodegas Emilio Moro.

En la actualidad son los hermanos José y Javier Moro, nietos de Emilio Moro, junto con Álvaro Maestro, quienes gestionan las Bodegas,


La familia Moro, además de ser propietaria de una de las bodegas más emblemáticas de la Ribera del Duero, posee y gestiona una fundación, Fundación Emilio Moro, creada en 2008 que, bajo el lema ‘el vino ayuda al agua’ colabora en la mejora de las condiciones de vida de las personas más desasistidas.

A través de ella, llevan a cabo distintas acciones con el fin de llevar agua potable y saneamiento a poblaciones de Sri Lanka, Nicaragua y Perú.

Esta inquietad surge de la sensibilidad ante la terrible realidad que vive una gran parte de la población mundial:

- Más de 1.000 millones de personas carecen de agua potable.
- 3.900 niños mueren a diario a causa del agua sucia y la falta de saneamiento.
- Agua sucia y saneamiento constituyen la segunda causa de mortalidad infantil en el mundo.
- 1,8 millones de personas mueren al año por enfermedades diarreicas relacionadas con el agua. Es el equivalente a doce accidentes aéreos diarios.
- Las muertes por diarreas en 2004 fueron seis veces superiores a la mortalidad anual en conflictos armados durante toda la década de los noventa.

Además los hermanos José y Javier Moro lideran las Bodegas Cepa 21, cuyo vino se dirige a un tipo de consumidor entendido.
En este proyecto han querido reunir a algunos de sus mejores amigos y hacerles partícipes de las sensaciones tan apasionantes que conlleva pertenecer al mundo del vino.

Asimismo forman parte de Drink and Dreams que elabora el primer vino resultado de la unión de dos regiones vinícolas por excelencia: Douro y Ribera de Duero.
Igualmente, están presentes en Oligueva, que elabora aceite de oliva virgen extra con la variedad única arbequina procedente de Olmos de Esgueva, en Valladolid.

Así, la familia Moro es la demostración de que viabilidad económica empresarial y solidaridad y activismo son compatibles y viables.

PRODUCTOS DE LA BODEGA