Heredad de Urueña


  • D.O.: D.O. Vino de la Tierra de Castilla y León
  • Hectáreas: 0 ha.
  • Producción: 0
  • Uvas:
  • Experto:

Heredad de Urueña, desde la viña hasta la botella.
Heredad de Urueña es la perfecta comunión entre pasado y futuro que cristaliza en el presente para combinar una viticultura tradicional y artesana con las nuevas técnicas.
Convencidos de que un buen vino nace esencialmente del viñedo más que de la bodega, en Heredad de Urueña son fieles al concepto de terruño llevando a cabo un cuidado desarrollo desde la viña hasta la botella.
Heredad de Urueña es el primer proyecto que integra la recuperación del cultivo del viñedo y la elaboración de vino en Urueña, en Tierra de Campos.
De este modo, se ha recuperado la vieja alquería castellana que data de finales del siglo XVII, llevando a cabo una rehabilitación integral de toda la finca: casa de labranza, cuadras, palomar, lagar y bodega. Esta última, semi-enterrada, de bóveda de ladrillo y pilares de piedra, fue la parte central de una extensa viña en las laderas de la histórica villa de Urueña, hoy centro cultural de la zona.

Emplazamiento y contexto histórico
¿Conocéis el lugar dónde van a morir
las arias de Händel?
Creo que es aquí, en este espacio
donde se inventa la infinitud de los amarillos;
un espacio en el centro del centro de Castilla
El poema de Antonio Colinas describe la belleza del típico paisaje castellano-leonés marcado por la horizontalidad y la grandiosidad de su perspectiva en que, elaborando vinos bajo el paraguas de las denominaciones de origen Toro -Moisés, Toralto- y Vino de la Tierra de Castilla y León -Santo, Fórum-, en pleno corazón de Castilla y León, está enclavada Heredad de Urueña, a los pies de la villa de Urueña, en la comarca de Tierra de Campos en cuyos pueblos, vestigios de la Edad Media, todavía son abundantes los restos de bodegas, casi siempre subterráneas.
La finca de Heredad de Urueña, ocupaba la parte central y referente del paraje denominado “Pago de las Viñas”, a los pies de los Montes Torozos.
Igualmente, en Urueña, son testimonio del cultivo de la vid y la elaboración de vinos las numerosas bodegas que aún se preservan en las casas de la villa y una calle que todavía lleva el nombre de “Los Lagares”.
Tierra de Campos es una de las comarcas más representativas de la Comunidad de Castilla y León, por su geografía e historia, la cual se remonta al siglo III a.C. con el asentamiento de sus primeros habitantes, los vacceos.
Fueron después los romanos y más tarde los visigodos quienes ocuparon estas tierras antes de que se convirtieran, a mediados del siglo IX, en un desierto fronterizo que separaba cristianos y musulmanes tras la conquista del Califato Omeya de Hispania durante el siglo VII y la posterior instauración del al-Ándalus.
A partir del siglo IX,  con el reinado de Ordoño I , rey de Asturias, la zona se repobló.
Posteriormente, ésta se convirtió en campo de batalla entre los señores que poblaban los reinos de Castilla y León.
En el siglo XII fue Fernando III El Santo, rey de León, quien, mediante la unificación de los reinos de Castilla y León, promovió la prosperidad de la comarca, en que la viticultura floreció, instaurando asimismo el primer mercado de lana europeo que trajo consigo la prosperidad de la región y la instauración en la misma de las principales sedes bancarias.
Después, y a pesar de la gran riqueza de Tierra de Campos, llegaría la decadencia.

Viñedos
Recuperando el cultivo de la vid, Heredad de Urueña cuenta con un total de 25 hectáreas de viñedo en las poblaciones de Urueña -viñedo joven-, en Valladolid, en la D.O. VdT Castila y León , y de Morales de Toro -viñedo joven-, en Zamora, en la D.O. Toro.
Repartidas entre las variedades autóctonas de Tempranillo, procedentes de clones de Tinta de Toro y Tinta del País, base de su viticultura, y, en menor proporción, de Syrah, Merlot y Cabernet Franc, procedentes de viveros franceses, su selección se ha llevado a cabo en colaboración con el Instituto Tecnológico Agrario de la Junta de Castilla y León.

Clima y suelos
A una altitud media de 750 metros sobre el nivel del mar, sobre suelos arcillosos, los viñedos de Heredad de Urueña se encuentran bajo el influjo un clima continental con influencia atlántica, extremo y seco, caracterizado por sus rigurosos inviernos de frecuentes heladas, veranos cortos y calurosos, y una pluviometría baja,
La alta insolación anual y la gran oscilación térmica día-noche en época de maduración del fruto, propician una correcta maduración y buena calidad de la uva.

Viticultura
En Morales de Toro, en Zamora, bajo la D.O. Toro, los viejos viñedos se trabajan mediante una viticultura esmerada y tradicional, en marcos de plantación muy amplios, bajos rendimientos y de gran calidad.
En los jóvenes viñedos de Urueña, en Valladolid, en la D.O. Vino de la Tierra de Castilla y León, se logran las características propias de los vinos modernos, gracias a una cuidadosa selección de clones y variedades autóctonas y francesas adaptadas a los suelos, con marcos estrechos de plantación y reducida producción, así como por la aplicación de las últimas técnicas de poda, el inteligente racionamiento de la humedad y el control permanente de la salud de las plantas.

Equipo
El enólogo Jesús Herránz es el director técnico de Heredad De Urueña. Le acompaña el ingeniero agrónomo Marcelo Casazza, artífice del diseño de las plantaciones y quien le asesora sobre la viticultura en los viñedos.
En el viñedo, Moisés Gamazo y su hijo Víctor trabajan con el mismo mimo con el que lo hicieron su padre y su abuelo en los viñedos de Morales de Toro.

Producción
Trabajando con producciones limitadas y bajos rendimientos, la producción de Heredad de Urueña se sitúa en torno a las 40.000 botellas anuales.

Fue el destino que hizo que Isabel León y su marido, José Luis Rodríguez, acompañados por su hijo pequeño, se toparan con la antigua finca -hoy, Heredad de Urueña-, en el paraje de Pago de las Viñas, cuando, al tomar una ruta distinta a la habitual desde Tierra de Campos para regresar a su casa en Madrid, al atardecer, hicieron un alto en el camino para descansar. Ante la bella puesta de sol de Tierra de Campos en Pago de las Viñas se enamoraron del lugar y comenzaron a soñar con poner en marcha su propia bodega en el paraje.
De esta manera, en el año 2005 comenzó el proyecto, con la recuperación del cultivo de la vid y la restauración de la vieja alquería castellana situada en el paraje Pago de las Viñas. Encargaron estudios del terreno a prestigiosos ingenieros sobre los que obtuvieron resultados muy halagüeños que confirmaron además el buen estado del suelo y el amplio abanico de posibilidades que ofrecía.
Comenzaron plantando 25 hectáreas de viñedo de las variedades autóctonas Tempranillo, Syrah, Merlot y Cabernet Franc, estas tres últimas escogidas por su carácter que recuerda a la personalidad de cada uno de los tres hijos de la pareja.
En el año 2008 Heredad de Urueña comenzó a elaborar Moisés con uvas procedentes de sus viñedos viejos en Morales de Toro trabajados mediante una viticultura esmerada y tradicional. Su vinificación y envejecimiento se lleva a cabo de forma compartida con Michel Rolland y François Lurton, en Burdigala, la bodega que éstos poseen en Villafranca del Duero, en Valladolid, bajo la D.O. Toro.