Marqués de Murrieta


  • D.O.: D.O.C.A. Rioja
  • Hectáreas: 300 ha.
  • Producción: 1.500.000
  • Uvas: Tempranillo | Garnacha | Mazuelo | Graciano | Cabernet Sauvignon | Viura
  • Experto: María Vargas Montoya, enóloga | Vicente Dalmau Cebrián-Sagarriga, propietario

En el año 1852 Don Luciano Murrieta logró elaborar el primer vino Rioja fino y exportarlo, también por primera vez, más allá de nuestras fronteras.
Tras viajar a Burdeos, y nombrado marqués por su labor en La Rioja, instauró en España las técnicas de elaboración aprendidas en Francia, no sin numerosas dificultades y gran esfuerzo, además del concepto de château francés construyendo el emblemático Castillo de Ygay en la finca Ygay, en La Rioja.
En 1983, la familia Creixell tomó las riendas de la bodega y Vicente Dalmau Cebrián–Sagarriga, actual Conde de Creixell, es quien, con espíritu renovado e innovador, dirige la bodega desde 1996, tras la muerte de su padre.
Más de 150 años de historia y un sólido proyecto que ha sabido aunar tradición y modernidad han situado la bodega Marqués de Murrieta en lo más alto del panorama vinícola internacional.
Así, conviviendo tradiciones como las largas crianzas en roble viejo -la bodega cuenta con 10.000 barricas de roble fancés y americano-, y las potentes graduaciones alcohólicas con los últimos adelantos en elaboración, los vinos de Marqués de Murrieta, una bodega que ha sabido crear un lenguaje propio entre lo antiguo y lo más moderno, se caracterizan por su buena estructura, buen color, grado y suficiente acidez para envejecer y acomplejarse durante muchos años.

Emplazamiento
En la D.O.Ca. Rioja, al sur de la Rioja Alta, a las afueras de Logroño, Marqués de Riscal tiene sus instalaciones, bodega y viñedos, en la Finca Ygay.
El Castillo de Ygay construido a mediados del siglo XIX como un château francés, tiene la importancia de, además de ser emblema de la bodega, ser uno de los edificios industriales originales más antiguos de Europa que a su vez, guarda valiosa documentación y útiles relacionados con los orígenes del vino de Rioja así como la más extensa colección privada de botellas históricas del mundo.

Viñedos
Circundantes a la bodega, Marqués de Murrieta cuenta con 300 hectáreas de viñedo propio de las variedades tintas Tempranillo, Garnacha, Mazuelo, Graciano y Cabernet Sauvignon, y de la variedad blanca Viura.
Estas variedades tintas se caracterizan por ser ricas en azúcares y por su intensa pigmentación que otorgan a los vinos.
El carácter y singularidad del viñedo, que integrado en la finca Ygay permite el control de la materia prima, es la clave de la exclusividad y la calidad de los vinos Marqués de Murrieta.

Clima y suelo
Sobre suelos de aluvión, con capacidad para drenar el exceso de agua y dar calor a la planta, a una altitud de entre 320 y 485 metros sobre el nivel del mar, los viñedos de Marqués de Murrieta, protegidos por la Sierra de Cantabria de los fríos vientos del norte, se sitúan bajo el influjo del clima mediterráneo continentalizado -continental suavizado por la influencia del clima mediterráneo- caracterizado temperaturas suaves y marcadas diferencias térmicas entre el día y la noche en época de maduración del fruto.

Producción
La producción de Marqués de Murrieta alcanza el millón y medio de botellas anuales, destinando el 45% de ésta al mercado nacional y el 55% a la exportación.

Pazo Barrantes, Marqués de Murrieta en la D.O. Rías Baixas
Marqués de Murrieta cuenta además con bodega y 12 hetáreas de viñedo en la D.O. Rías Baixas donde, en pleno corazón del Valle del Salnés, elabora a partir de la variedad noble local por excelencia, la Albariño.
La bodega, levantada a principios de los años 90, está construida en la histórica finca Pazo de Barrantes, que data del principio del siglo XVI, vinculado a la familia Creixell desde 1511.