Bodegas Vega Sicilia


  • D.O.: D.O. Ribera del Duero
  • Hectáreas: 250 ha.
  • Producción: 290.000
  • Uvas: Tinto fino | Cabernet Sauvignon | Merlot | Malbec
  • Experto: Xavier Ausás


Desde el año 1982 en que se iniciara la etapa actual del grupo de bodegas Vega Sicilia, la familia Álvarez Mezquíriz, con David Álvarez a la cabeza y sus siete hijos, han desarrollado una política de armonización de las corrientes innovadoras del sector vinícola con el modo de hacer tradicional.

Vega Sicilia es indudablemente un vino único y uno de los grandes clásicos españoles. Su personalidad no sólo se deriva de la máxima calidad de la uva y del rigor de su manufactura, sino sobre todo del amor al detalle que ha sabido trasladar a sus vinos la familia Álvarez.

Desde una perspectiva universal, las peculiares características de Vega Sicilia lo definen como un vino muy español y, de hecho, es uno de los vinos del país que genera respeto con sólo citarlo. Los Vega Sicilia gozan de un cierto acento antiguo pero señorial, como los muebles de época; vinos de gran elegancia, finura, complejidad y con gran capacidad para mantenerse en botella durante mucho tiempo.

Las bodegas Vega Sicilia están situadas en la localidad vallisoletana de Valbuena de Duero, Castilla y León, en una finca que conforma una vega que sigue el curso del río, en la D.O. Ribera del Duero.

La finca cuenta con de 250 hectáreas de viñedo, de las cuales un 80% son de la variedad autóctona Tinto Fino o Tempranillo y el resto de Cabernet Sauvignon, Merlot y Malbec.

Sobre suelos arcillo-calcáreos, en algunas zonas pardos, en otras aluviales, sus viñedos se sitúan bajo el influjo del clima continental, con influencia atlántica. Sus inviernos son largos, fríos y húmedos, y sus veranos cortos, secos y muy calurosos. Las precipitaciones son escasas, con medias anuales que no superan los 500 mm, concentradas especialmente en primavera y otoño. La insolación, extensa y abundante, alcanza medias anuales de 2.200 horas de sol, y el río Duero favorece las neblinas y brumas matinales que configuran una fuente adicional de humedad.

La elaboración de sus vinos, sin secretos pero con una gran sabiduría, sigue un proceso riguroso y un férreo control de la calidad. El cuidado y la atención al detalle es constante en todas y cada una de sus fases.

El envejecimiento en botella en Vega Sicilia es parte fundamental del proceso de crianza.
Todos sus vinos terminan su periplo con un tranquilo descanso en botella en unas instalaciones especialmente climatizadas.
Todo un sistema que nos devuelve a otro tiempo. La prisa no existe en Vega Sicilia.

Por todo ello se consiguen magníficos vinos con personalidad y alta calidad.

Además, el grupo de Bodegas Vega Sicilia, elabora vinos en la D.O. Toro, en Castilla y León, en las Bodegas Pintia, que cuentan con 70 hectáreas de viñedo en diferentes localidades de la denominación de Tinta de Toro.
Esta denominación da los vinos corpulencia, exotismo, explosión de aromas, modernidad y carácter.


La historia de Vega Sicilia es la forja de un mito.

En toda su larga historia, Vega Sicilia, ha pertenecido a distintos propietarios, aunque ha mantenido siempre una personalidad indiscutible, elaborando vinos concentrados, maduros, generosos y extremadamente elegantes.

En 1848 Toribio de Lecanda, hacendado de origen vasco, compró una finca con 2.000 hectáreas dedicadas a actividades agrícolas y ganaderas.

En 1864 su hijo, Eloy Lecanda fundó la bodega Vega Sicilia. Por la elaboración de brandies de calidad, con 18.000 sarmientos de Cabernet Sauvignon, Malbec, Merlot y Pinot Noir, comprados en Burdeos, fue nombrado proveedor de la Casa Real y obtuvo la Gran Cruz de Isabel la Católica

En 1904 Domingo Garramiola se incorporó a Vega Sicilia. Éste implantó técnicas bordelesas para vinificar, renovó las barricas de crianza y, sobre todo, dedicó grandes esfuerzos a la limpieza de los lagares.

En 1915 su duro trabajo dio fruto con el nacimiento de dos vinos excepcionales: Vega Sicilia y Valbuena.
La distribución de estas primeras botellas se hizo entre la alta burguesía y la aristocracia, pero no como un objeto comercial. Los propietarios de la bodega ofrecían estos vinos como regalo a los buenos amigos de la familia. Así comienzó a forjarse la leyenda del vino más exclusivo de España, puesto que no podía adquirirse con dinero, sino con amistad.

En 1929 llega el reconocimiento público gracias al premio de Exposición Universal de Barcelona
en 1929, concedido a las cosechas de 1917 y 1918.

En 1933, Martiniano Renedo, estrecho colaborador, tomó el relevo de la labor que Garramiola comenzara en 1904, tras la muerte de éste rodeado de su familia en su casa de Vega Sicilia. El bodeguero dejó una marca muy personal en el mejor vino clásico de España.

En 1956 Jesús Anadón se incorporó a las bodegas. Gerente de la firma durante varias décadas, se convirtió en un punto clave en la historia de Vega Sicilia.
Fue además quien, junto a Pablo Peñalba López entre otros, pusiera en marcha más tarde la Denominación de Origen Ribera del Duero en 1982.

En 1982 se inició la etapa actual de las bodegas, cuando David Álvarez compró la bodega y los viñedos a un empresario venezolano.
Desde ese año la familia Álvarez Mezquíriz ha trabajado por la armonización de las corrientes innovadoras que exige el sector vinícola con el modo de hacer tradicional, además de llevar a cabo la ampliación de los viñedos y la modernización de la bodega.

En 1985 Mariano García, fundador y propietario de Bodegas Mauro, toma el testigo de Jesús Anadón a su jubilación, quien había asumido de forma muy personal la responsabilidad gerencial y enológica de Vega Sicilia. García, había sido su ayudante desde 1968.

En el año 1992 nacen las Bodegas Alión en la D.O. Ribera del Duero, fruto de la compra de Bodegas Liceo, fundadas en 1990 en Peñafiel, Valladolid, y tras la búsqueda de una bodega que cumpliera unos requisitos tecnológicos muy específicos.

En 1993 Vega Sicilia llega a Hungría y funda la bodega Tokaj Oremus, con la voluntad de, siempre desde el respeto a la tradición y significación de este mítico vino, devolverle su antigua grandeza al viñedo, uno de los mejor ubicados, emblemáticos y significativos de Tokaj, y elevar el nivel técnico del tratamiento de la uva y de los equipos vinícolas, para elaborar el mejor vino aszú de Tokaj.
El vino aszú de Tokaj es un ‘vino de reyes, rey de los vinos’ como afirmó Luis XIV. Es un vino dulce de complicada elaboración que se sitúa en lo más alto del pedestal de los vinos antiguos, en el Olimpo de los caldos de culto.
Un vino histórico recuperado por el buen hacer de Vega Sicilia con un solo y noble objetivo: seguir la tradición de siglos atrás.

1998 es el año en que se consolida el equipo de expertos enólogos del grupo de bodegas con la incorporación de Xavier Ausás que, tras seis años en Vega Sicilia, se convierte junto a Begoña Jovellar, en el maestro educador de vino en la empresa.

En el año 2000 se celebra en la finca de Vega Sicilia y bajo la presidencia de Pablo Álvarez, la Primum Familiae Vini formada por las doce bodegas familiares de más prestigio internacional.

Es también en el 2000 cuando finaliza el proceso de renovación y modernización de la bodega.

En el año 2001 se constituyen las Bodegas Pintia, con el fin de elaborar el mejor vino en la D.O. Toro, que habían adquirido en 1997. Tras cuatro años de estudio, en 2001, empiezan a vinificar.


Al igual que la uva empleada para los vinos de Vega Sicilia tiene su origen en viñedos propios, también gran parte de las barricas nacen en la misma bodega. En uno de los rincones de la finca, Vega Sicilia dispone de un pequeño taller de tonelería donde, además de reparar y reacondicionar las barricas, también las hacen nuevas con maderas de roble americano.

PRODUCTOS DE LA BODEGA