Aalto 2013 - Aalto Bodegas y Viñedos Zoom Aalto 2013 - Aalto Bodegas y Viñedos Wrapper
93 Parker
  • Bodega: Aalto bodegas y viñedo
  • D.O.: D.O. Ribera del Duero
  • Uva: 100% Tinto fino

Tinto creado por el enólogo Mariano García −que dirigió la enología de Vega Sicilia durante tres décadas, antes de fundar las bodegas Mauro− y el viticultor Javier Zaccagnini, y que se convirtió desde el mismo día de su lanzamiento en el espejo en el que se mira.



Color: rojo picota intenso y elegante.

Nariz: presenta aromas frescos, florales y frutales, de vino en plena juventud, si bien se perciben también los aromas de la madera, el regaliz, el incienso y las especias características de esta bodega.

Boca: muestra la intensidad de una gran añada y una buena integración de fruta, madera, alcohol, acidez y taninos.

Armonias:

Combina muy con guisos de caza mayor, lechazo, magret de pato, buey, cordero a la brasa, guisos de carne de cerdo, quesos curados.

Servir a 16ºC de temperatura.

  • Bodega:
    Aalto bodegas y viñedo
  • Año:
    2013
  • Graduación:
    14.5
  • Producción:
    100.000 botellas
  • Vendimia:
    Vendimia realizada a mano.
  • Vinificación:

    Se han utilizado uvas procedentes de viñas viejas en vaso, de edades comprendidas entre los 40 y 100 años, procedentes de viñedos propios y alquilados en siete términos municipales de Burgos: Roa, La Horra, La Aguilera, Fresnillo, Moradillo, Hontoria y Baños de Valdearados. Además, han contado con la uva de los viñedos jóvenes en la provincia de Valladolid: Quintanilla de Arriba y Piñel. Toda la uva es vendimiada a mano en cajas de 15 kilos, trasladada a la bodega con rapidez e inspeccionada minuciosamente en mesa de selección.


  • Crianza:
    14.5

Aalto bodegas y viñedo



Mariano García (Bodegas Mauro) y Javier Zaccagnini, aunaron esfuerzos y experiencia para fundar las bodegas Aalto.

Para estos dos grandes conocedores del vino y del sector vinícola, la Ribera del Duero con su variedad de uva autóctona Tinto Fino, el clima y los suelos de la región ofrecían interesantes posibilidades que decidieron explorar al máximo.

Y así, con el objetivo de profundizar en el potencial de la uva y del terruño de la Ribera del Duero para la elaboración de vinos de alta calidad, y el apoyo financiero de varios inversores entusiastas del vino español que creyeron en el proyecto desde el primer momento, nacieron las bodegas Aalto.

Para Bodegas y Viñedos Aalto, su principal activo es el capital humano que forman las personas que cada día trabajan en la elaboración de sus vinos. Tienen claro que para conseguir vinos de excepcional calidad necesitan rodearse de un equipo humano igualmente excepcional, que no solo trabaje, sino que además sienta pasión por el vino y comparta la ilusión por el proyecto a la vez que apuesta por él.

La bodega, con un diseño moderno e innovador, se construyó casi en su totalidad de forma subterránea con la colaboración del reputado arquitecto Jesús Manzanares.

Ésta se ubica en una finca de 15 hectáreas en el término municipal de Quintanilla de Arriba, en la provincia de Valladolid, en la comunidad autónoma de Castilla y León.

El hecho de tener bodega propia les permite controlar todos los procesos de acuerdo a su filosofía de calidad enfocada a obtener vinos de excelente calidad.
Así cuentan con depósitos tronco-cónicos que permiten un mejor manejo de los hollejos y una extracción más suave, un mejor control de las cintas transportadoras para la selección de la uva, un seguimiento riguroso de las fermentaciones y crianza y, en definitiva, de todas las fases de la vinificación.

Alto cuenta con un total de más de 100 hectáreas de Tinto Fino situadas en siete municipios diferentes en la D.O. Ribera del Duero.
De éstas 100 hectáreas, 42 son de viñedos propios situados en tres comarcas de la denominación sobre terrenos de primera calidad.
Éstas 42 hectáreas se reparten en 32, en las que se han plantado cuidadosamente clones de Tinto Fino seleccionados entre los más interesantes de la Ribera, y en otras 10 hectáreas de viña vieja con una media de edad de 60 años. Éstas últimas se cultivan con el máximo respeto al ecosistema y a los ciclos vegetativos de la vid, aunque ello implique reducir el rendimiento de la planta.

Asimismo cuentan con 60 hectáreas de excelentes viñedos viejos de viticultores en la denominación con quien tienen acuerdos de exclusividad. Éstos se cultivan bajo la supervisión directa de sus técnicos.

Con unos viñedos de bajo rendimiento en línea con su filosofía de respeto al medio, su producción anual es de 200.000 botellas.

Éstos se sitúan a una media de entre 750 y 1000 m sobre el nivel del mar, bajo el influjo del clima mediterráneo con una marcada continentalidad.
Los inviernos son rigurosos y con frecuentes heladas, en los que las temperaturas pueden descender hasta los 10°C bajo cero. Con una pluviometría anual baja, de 300 a 550 l/m² al año, los veranos son calurosos y secos.
Sin embargo, debido a la altitud, las temperaturas caen bastante durante la noche permitiendo a las vides refrescarse y descansar, algo muy beneficioso para ellas.