Viña Real Reserva 2009 Zoom Viña Real Reserva 2009 Wrapper
92 Parker
  • Bodega: CVNE
  • D.O.: D.O.C.A. Rioja
  • Uva: 90% Tempranillo , 4% Graciano , 3% Garnacha , 3% Mazuelo



Color: rojo rubí con matices de cereza picota profundo y limpio.

Nariz: buena intensidad, donde los aromas especiados del roble, vainilla, se mezclan aún con recuerdos de varietal tempranillo, floral, frutos rojos, mora de zarza y al final de boca con garnacha madura.

Boca: vino cálido, amplio y largo, de acidez adecuada y tanino noble. Su cuerpo estructurado le augura una larga vida en condiciones adecuadas de almacenamiento aunque también puede ya acompañar y realzar la buena gastronomía.

Armonias:

Se puede maridar con pollo estofado, cerdo asado, estofados, asados, pato, quesos curados o jamón ibérico de bellota.

La temperatura de servicio recomendad es de 16ºC.

  • Bodega:
    CVNE
  • Año:
    2009
  • Graduación:
    12.5
  • Producción:
  • Vendimia:
    Vendimia realizada a mano.
  • Vinificación:

    Corresponde a una selección de las mejores uvas vendimiadas manualmente en Rioja Alavesa. La fermentación alcohólica se realiza en depósitos de acero inoxidable a temperatura controlada con una maceración larga determinada según catas y análisis diarios.


  • Crianza:
    12.5

CVNE



Compañía Vinícola del Norte de España. CVNE, una bodega con sabor a historia.

En CVNE, el proceso de elaboración del vino se sigue cuidando con la misma dedicación y empeño con que se hacía en los primeros años de vida de la compañía. Desde el principio, desde que la uva está en la cepa hasta que el vino descansa ya en botella.
-
Compañía Vinícola del Norte de España sabe a historia. Tanta historia como se guarda en cada una de sus botellas
.
En el año 1879, dos hermanos decidieron embarcarse en una empresa que por aquel entones empezaba a despuntar en España: la elaboración de vinos. Actualmente, CVNE se ha convertido en un referente mundial en el sector vinícola.
Fue una de las primeras bodegas de La Rioja en embotellar. En 1900 ya tenía una capacidad de envejecimiento extraordinaria de 80.000 botellas, algo poco habitual en una época en la que lo normal era despachar el vino lo antes posible.
En los años 20 del siglo pasado vio la luz su Imperial, que, desde entonces, se ha convertido  en el buque insignia de la bodega.
En 2008 el proyecto de renovación de la parte más antigua de la bodega, da paso a una nueva dimensión dinámico y funcional de actividades en torno al vino, revalorizando un espacio centenario que en 2010 ganó el premio Best of Wine Tourism, concurso Internacional de Great Wines Capitals que premia la excelencia.

Emplazamiento
-
Localizada en su emplazamiento original desde 1879, la bodega se sitúa en el vinícola Barrio de la Estación de Haro, en la población de Haro, en La Rioja Alta, al noroeste de la comunidad autónoma de La Rioja.
La Rioja Alta, por donde el Ebro entra en la región, ocupa la mitad oeste de la Denominación.
El Barrio de la Estación de Haro, emblemático lugar de la ciudad de Haro, es un pequeño microcosmos en que se concentra la mayor parte de bodegas centenarias del mundo. La historia del lugar tiene su origen durante la segunda mitad del siglo XIX en que la sustitución de las caballerías por un moderno ferrocarril para el transporte del vino favoreció la instalación de los centros de exportación de muchos bodegueros, principalmente franceses, que acudían a La Rioja para adquirir vinos que sustituyeran sus cosechas dañadas por el oidium y la filoxera.

Instalaciones
-
Dispuestas en torno a un patio, las instalaciones de la bodega están formadas por un conjunto de edificios y calados, la mayor parte de ellos del siglo XIX, sobre los que se edificaron los originales pabellones de elaboración, embotellado y expedición de vino que se conservan actualmente.
Piedra, madera y hierro, en respetuosa unión, enmarcan el centro neurálgico de la bodega, testimonio de las sucesivas ampliaciones a lo largo del paso de los años. Así, inmutables, sus viejas paredes encaladas, teja, piedra, madera, hierro y hormigón, son testigo del progresivo aumento de producción y del continuado éxito de CVNE.
Conviviento con la historia, una atmósfera arcana envuelve el antiguo botellero de la bodega, “La catacumbas”, templo sepulcral de miles de botellas que descansan bajo capas de herrumbre en oscuros y misteriosos túneles. Digno de las leyendas de Bécquer, en el lugar, las botellas más antiguas, enterradas en moho, descansan tras una verja de  hierro, cuya llave fue arrojada al río ya más de 30 años.

Viñedos
-
CVNE cultiva la mitad de sus necesidades de uva y el resto lo obtiene de los agricultores de los mejores pagos de La Rioja.
Cuenta para ello con un total de 600 hectáreas de viñedo de las variedades Tempranillo, Mazuelo, Garnacha Tinta, Graciano, Viura, Malvasía y Garnacha blanca.
Fruto de estos viñedos son la gama Imperial, buque insignia de la bodega; los CVNE, que recoge en un crianza, un reserva, un rosado y un blanco la gama de vinos de los fundadores; su mítico y característico seco de Rioja Monopole y su blanco semidulce Corona.
Asimismo CVNE posee en Villaba viñedos de más de 40 años de cuyo fruto nace Real de Asúa. Un vino que nació en 1994 como homenaje a los fundadores de la compañía y que se elabora muy cuidadosamente en su propia bodega dentro de CVNE.

Clima y suelos
-
Bajo la confluencia de dos climas tan opuestos como el atlántico y el mediterráneo, los viñedos de CVNE, a una altitud media de entre 650 y 800 metros sobre el nivel del mar, se benefician de unas condiciones muy idóneas para el desarrollo de la vid con temperaturas suaves y precipitaciones anuales superiores a los 400 l/m².
Sobre suelos arcillo-calcáreos, arcillo-ferrosos y aluviales, de muy equilibrada estructura -arenas, limos y arcilla-, pobres en materia orgánica y con moderada disponibilidad hídrica durante el verano, muy adecuados para la viticultura de calidad, crecen los viñedos de CVNE.

Procesos
-
En CVNE, el proceso de elaboración del vino se sigue cuidando con la misma dedicación y empeño con que se hacía en los primeros años de vida de la compañía. Desde el origen, desde que la uva está en la cepa hasta que el vino descansa ya en botella.
-
Durante la vendimia, la uva se recoge a mano y es transportada a la bodega en pequeñas cajas.
Una vez en las instalaciones, y tras su paso por la cámara frigorífica, pasa por la mesa de selección para un nuevo triage.
El traslado de las uvas de la estrujadora/despalilladora hasta la tina de fermentación se lleva a cabo sin bombeos ni tuberías y el encubado es realizado en tinas de madera. En el momento óptimo del descube, el vino pasa a barrica nueva de roble francés donde continúa su envejecimiento.
Después del largo camino recorrido de la tierra a la bodega, y tras dar los pasos necesarios en el proceso de elaboración del vino dentro de la propia bodega, llega el momento de su descanso en barrica. Desde los primeros tiempos, se impuso el uso de barricas de madera de roble por tratarse una de madera compacta y nada porosa y por razones de consistencia y manejabilidad, economía y trabajo.
En las barricas, el vino se enriquece y redondea, gracias al roble y al paso del tiempo. En un proceso casi mágico, lento y silencioso, el vino despliega complejos aromas.
CVNE cuida especialmente el tiempo de crianza de cada vino, para lograr el mejor resultado posible. Así, selecciona muy cuidadosamente las maderas de roble que considera idóneas para criar cada uno de sus vinos
Para la crianza de los buenos vinos es indispensable su reposo en barricas de roble ya que éstas permiten el paso del aire lentamente, dando lugar a una oxidación moderada.
Para elaborar el CVNE Crianza, el vino permanecerá al menos 12 meses en barrica mientras que para el CVNE Reserva estará un mínimo de 24 meses en barrica y 12 meses en botella.
En el caso del Imperial Reserva el vino pasará 30 meses en barrica y 12 meses en botella y el Imperial Gran Reserva envejecerá 24 meses en barrica y 36 meses en botella.
En la historia de los grandes vinos, la botella de vidrio ha tenido tanta importancia como la barrica de madera. No en vano es la última morada del vino, el lugar donde éste redondea su envejecimiento por reducción, termina de armonizar los sabores y donde desarrolla su bouquet.
Y porque cada botella es un mundo, para CVNE, el embotellado sigue siendo un proceso que hay que mimar.
Así,  el momento óptimo para el embotellado se decide tras un minucioso seguimiento analítico y organoléptico
El corcho también contribuye a todo ello y por eso ha de tener poros muy finos y sin fisuras y la cabeza limpia y esterilizada.
En CVNE los cuidados continúan hasta el etiquetado mismo de cada botella. Y es que cada una de ellas supone la presentación en sociedad de un vino firmado por una de las bodegas históricas de La Rioja.

Producción
-
Con una producción anual media de 5 millones de botellas, CVNE destina el 80% de su producción al mercado nacional y el resto a la exportación.