Emilio Moro Crianza 2010 Zoom Emilio Moro Crianza 2010 Wrapper
93 Peñin
  • Bodega: Bodegas Emilio Moro
  • D.O.: D.O. Ribera del Duero
  • Uva: 100% Tinto fino


Este vino lleva el nombre de su creador y es el alma mater de la Bodega. Anteriormente Emilio Moro daba nombre a crianzas y reservas pero, a partir de la cosecha de 1998, estos conceptos desaparecen para dotar a cada vino de una personalidad y carácter propios. Así ‘Emilio Moro’ se refiere únicamente al vino elaborado con viñedos de entre 15 y 25 años.


El vino Emilio Moro tiene su origen en una selección viñas de mediana edad con una representación de los suelos más importantes. Es por eso que el vino se refleja una gran variedad de matices aromáticos y sensaciones gustativas de una forma compleja y llena de armonía.



Color: intenso color cereza picota con ribetes violáceos. De capa alta, muy cubierto. Limpio y muy brillante. Tiene una fina y elegante lágrima ligeramente tintada.

Nariz: de buena intensidad, limpia y fragante. Predominan aromas de fruta roja fresca entremezclada con toques lácticos y especiados. Al abrirse, aparece la fruta más madura, más expresiva y más negra junto con notas tostadas. Los aromas lácticos y las especias ganan en intensidad, destacando recuerdos a cacao, vainillas y canelas, torrefactos.

Boca: intenso y muy sabroso. Presenta una buena estructura, tiene un paso sedoso, con una buena carga frutal, lleno de cremosidad y tostados. Muy buena acidez y taninos carnosos y maduros. Final largo y persistente. Un vino con carácter, potente, muy recomendable.

Armonias:

Cordero asado, carnes rojas a la parrilla, caza de pluma, caza de pelo, quesos curados, platos especiados, huevos fritos con jamón.

Servir entre 16ºC y 18ºC.

  • Bodega:
    Bodegas Emilio Moro
  • Año:
    2010
  • Graduación:
    14.0
  • Producción:
    300.000 botellas
  • Vendimia:
    Vendimia realizada a mano.
  • Vinificación:

    Las abundantes lluvias de invierno permitieron que las cepas aguantasen un ciclo más seco de lo esperado.
    Las cálidas temperaturas de los meses de septiembre y octubre junto con la ausencia de accidentes meteorológicos permitieron una vendimia prolongada que posibilitó el estado óptimo de maduración de cada parcela.

    Permanece 15 días en maceración con hollejos.


  • Crianza:
    14.0

Bodegas Emilio Moro



´El vino es un arte, que si se sabe escuchar, nos habla, nos dice cuando necesita un trasiego, cuando reposar. Es como un ser vivo que hay que entender, atender y mimar' Don Emilio Moro.

Trabajo, entrega y humildad son la base del sueño que la familia Moro consiguió hacer realidad.


En Bodegas Emilio Moro, creen en su trabajo. Son un equipo unido, una familia que comparte una misma pasión desde hace tres generaciones.
José Moro lo refleja de forma muy clara al recordar su infancia: 'cuando captas eso desde pequeño, ese cariño, ese sacrificio, te queda una consistencia y un orgullo por tu familia que perdura toda la vida'.

Emilio Moro es compromiso con la calidad en los procesos de elaboración, con la protección del medio ambiente y con el progreso hacia un futuro tan eficiente como respetuoso con el entorno. Tienen muy claro que de ese compromiso con la tierra depende en gran medida la excelencia de sus vinos.
Las bodegas Emilio Moro es el lugar donde tradición y vanguardia se dan la mano, donde toman forma todos los valores de la familia Moro. Donde los métodos tradicionales y la alta tecnología se dan la mano para obtener los mejores resultados posibles.
Herencia del trasiego con arado, de la vendimia a mano descubierta y de las costillas con patatas asadas, la Bodega es hoy un templo del recuerdo y una apuesta hacia el progreso: tecnología al servicio de la calidad.

En una tierra con marca propia, la bodega posee 200 hectáreas propias de Tinto Fino, variedad única con la que se elaboran sus vinos, repartidas fundamentalmente en la pequeña población de Pesquera de Duero, con gran tradición vitivinícola, en el corazón de la D.O. Ribera del Duero.
En todas ellas se selecciona el mejor material genético para las nuevas plantaciones. Todos los viñedos están injertados con púas centenarias de gran calidad para preservar el clon original.
Éstos se sitúan a una altitud media de entre 750 y 1000 metros sobre suelos calcáreos, francos y arcillosos, bajo el influjo del clima continental, con inviernos rigurosos y de frecuentes heladas, en los que las temperaturas pueden descender hasta los 10°C bajo cero, pudiendo llegar ocasionalmente a los 20°C bajo cero, y una pluviometría anual baja, de 300 a 550 l/m² al año.
La alta insolación anual, de 2.200 a 2.800 horas anuales, y los veranos frescos y secos, favorecen la excelente calidad final del fruto.
A todo ello se debe la singularidad y fortaleza de la planta y sus frutos, preservada en la elaboración, crianza y guarda en botella.

Y es por ello que sus vinos son como son, con personalidad propia, y alma, de marcado carácter y temperamento quedando inmortalizada en cada cosecha una pequeña parte de ellos.
Porque el vino es su razón de ser y el porqué de su día a día.
Un vino tiene vida, y evoca la tierra donde ha nacido.

Finca Resalso, Emilio Moro, Malleolus, Malleolus de Valderramiro y Malleolus de Sanchomartín son los cinco vinos que elabora Bodegas Emilio Moro.