LaFou Els Amelers 2013 Zoom LaFou Els Amelers 2013 Wrapper
91 Parker
  • Bodega: LaFou Celler
  • D.O.: D.O. Terra Alta
  • Uva: 100% Garnacha



Color: amarillo pálido con tonalidad paja, de buena luminosidad.

Nariz: destacan notas cítricas (pomelo, hueso de limón) rodeados de flor blanca (jazmín). Lentamente aparecen aromas de frutas dulces (albaricoque) sobre un fondo de frutos secos (almendra tierna) y pedernal.

Boca: gran estructura varietal con una acidez que tensa el conjunto, remarca el carácter del vino y amplía la percepción cítrica y floral, alrededor de la cual se desarrolla la potencia de la garnacha blanca.

Armonias:

Se puede acompañar con arroces caldosos o de pescado, bacalao, carnes blancas con salsa, cochinillo asado, cocina oriental, marisco a la plancha o crudo o pescado blanco al horno o en salsa.

Muy apropiado para disfrutar en una cena a la luz de las velas , cena con amigos, comida de negocios o cualquier tipo de compromiso.

  • Bodega:
    LaFou Celler
  • Año:
    2013
  • Graduación:
    13.0
  • Producción:
  • Vendimia:
    Vendimia realizada a mano.
  • Vinificación:

    Se mantiene con la totalidad de sus lías durante 7 meses. El 10% del vino reposa en barricas de 300 litros, de tostado muy ligero, durante 4 meses. De esta manera se busca, sin tener un aportación aromática (no deseada en este vino), obtener una extracción de los taninos elágicos del roble, que refuerzan la complejidad y estructura de cara a la guarda de la botella. Esta fracción de vino en barricas vuelve al conjunto después de cuatro meses de contacto con la barrica.


  • Crianza:
    13.0

LaFou Celler



FOU (garganta) Barranco o paso estrecho por donde se abre un curso fluvial o una riera. Característica de la orografía de la Terra Alta.
La Fou Celler es mantener y respetar lo autóctono.

El nombre de la bodega es toda una declaración de principios que refleja la filosofía de la bodega: elaborar vinos exclusivos, capaces de emocionar y que sean signo de identidad de su tierra evocando el terroir para transmitir la parte más tradicional, diferencial, autóctona e identitaria de la Terra Alta y convertirlos así en un referente de la Denominación.
Se valen para ello de la Garnacha, tanto tinta como blanca que encuentra en la Terra Alta su máxima expresión diferencial.

Emplazamiento:
La bodega y los viñedos de La Fou se emplazan en el pequeño municipio de Batea, en la Terra Alta, en la provincia de Tarragona, en la comunidad autónoma de Cataluña. El municipio linda por el oeste con Aragón y está adscrito dentro de la D.O. Terra Alta.
La bodega se sitúa en pleno centro de Batea, en la plaza mayor, mientras que sus viñedos se localizan al norte del municipio.
La plaza mayor fue hasta comienzos del siglo XIX una gran balsa de agua que abastecía la población y al ganado mientras que la finca de la bodega fue un molino de aceite.
La familia Figueras compró el molino del siglo XVII para convertirlo en su casa cuando, con la eliminación de la balsa de agua por razones higiénicas, éste no pudo seguir funcionando sin el suministro de agua.
El espacio que había ocupado el depósito de agua se convirtió en la plaza mayor del municipio fomentando el crecimiento urbanístico de la localidad y dinamizando la actividad de la zona.
Posteriormente fue la familia Roqueta quien compró la finca.

Instalaciones:
La familia Roqueta ha llevado a cabo la rehabilitación de la preciosa finca rústica –casa, bodega y patio- con gran sensibilidad, integrándola en el casco histórico de Batea creando un espacio multidisciplinar en el que, gracias al uso de materiales propios del entorno combinados con acero, se logran armónicos contrastes respetando la arquitectura original y preservando la atmósfera rústica e histórica de la casa.
Así, la arquitectura propia de las casas señoriales de los siglos XVII y XVIII queda inmortalizada gracias a la recuperación de piedra de un antiguo muro de contención de la misma finca, ancestrales capiteles tallados en piedra o antiguos depósitos de vino y aceite.
La bodega se ha rehabilitado para conformar un único espacio dotado con los mejores sistemas de selección y cuidado de la uva, con el objetivo de mantener las propiedades diferenciales de la zona en las variedades cultivadas en el territorio.

Viñedos:
Con una densidad de plantación es de 2.800 a 3.000 plantas por hectárea, los viñedos de La Fou, situados al norte del municipio de Batea y colindantes con Aragón se emplazan a una altitud media de 350 metros sobre el nivel del mar, en la vertiente oeste de la Terra Alta, de espaldas al mar, desde donde se alcanza toda la comarca.
Éstos cuentan con 12 hectáreas y media de Garnacha tinta mayoritariamente de entre 40 y 60 años, Garnacha blanca de 40 años y Syrah con una media de entre 10 y 15 años.
Cuentan además con varios clones de Garnacha experimental.
En su deseo por preservar y recuperar lo autóctono, Ramón Roqueta ha plantado junto a los viñedos, pequeños campos de olivos y almendros, cultivos muy tradicionales de la zona.

Clima:
Los viñedos se encuentran bajo el influjo del clima mediterráneo con una marcada continentalidad, con inviernos muy fríos y veranos calurosos, buena ventilación, baja pluviometría y alta insolación.
La amplia variación térmica de hasta 20ºC durante los meses de verano, favorece la óptima maduración del fruto.
Además, los vientos de la Garbinada y el Cierzo atenúan las calurosas temperaturas en verano y moderan la humedad respectivamente manteniendo las viñas en muy buen estado sanitario.

Suelos:
Las viñas, sobre terrazas naturales de antiguas ‘fous’ o gargantas de un caudalosos río ahora subterráneo, crecen en suelos calcáreos de textura arcillosa, algunos con presencia de cantos rodados y otros carentes totalmente de piedras.
Los desniveles salvados por las terrazas conforman un paisaje muy uniforme que, a su vez, cuenta con gran variedad de tierras y microclimas.

Sobre la D.O. Terra Alta:
La Denominación de Origen Terra Alta ampara la producción vinícola del oeste de la provincia de Tarragona entre el río Ebro y la frontera con Aragón, al sur de Cataluña.
De tradición vinícola desde tiempos inmemoriales, marcada por el cultivo de la vid sobre terrazas naturales, el clima mediterráneo continentalizado y la baja pluviometría, la denominación se caracteriza por su carácter identitario, la humildad , el trabajo y el tesón de sus gentes, sus costumbres y su sabiduría y tradición vinícola.

Procesos:
En el viñedo, donde la vendimia se realiza siempre a mano, se lleva a cabo una estricta selección del fruto que luego continuará en la bodega con mesas de selección activa, desestimando parte de la producción para conseguir la máxima concentración y calidad.
El fruto seleccionado se refrigera durante toda una noche en cámaras frigoríficas a 5ºC entes de ser procesado. Así, el proceso de selección se lleva a cabo con la uva fría y en pequeños lotes que van a distintos depósitos abiertos de roble y acero inoxidable igualmente pequeños, procedimiento poco común en la elaboración con Garnacha.

Vinos:
Los vinos de La Fou, elaborados a base de Garnacha - variedad autóctona de la Cataluña - con el deseo de respetar y hacer perdurar lo tradicional, no desmerecen la larga tradición de más de 8 siglos de una dinastía dedicada a la viticultura que toma el relevo en este proyecto con Ramón Roqueta Sagalés, el más joven de la familia.
Así nacen vinos de gama alta y bien elaborados con el vigor, la riqueza de aromas y matices gustativos que otorga la Garnacha que en la Terra Alta encuentra su máxima expresión diferencial.

Equipo:
Una de las claves para el éxito de La Fou es el gran equipo que forma la bodega, destacando Ramón Roqueta Sagalés, fundador, propietario y director de la bodega, y Joan Soler Playà, director enológico.
Ramón Roqueta Sagalés, hijo de Ramón Roqueta Guillamet y miembro más joven de una familia dedicada durante más de ocho siglos a la viticultura es Ingeniero Agrónomo por la Universidad Politécnica de Cataluña, Máster de Enología por la universidad de Montpellier, Posgrado en Comercio Internacional y Marketing por la Universidad Autónoma de Barcelona y Master Business Administration por IESE Business School.
Joan Soler Playà, director técnico de Abadal durante más de 13 años, es Ingeniero Agrónomo y Máster en Viticultura y Enología por la Universidad Politécnica de Cataluña. Está vinculado a distintas entidades y organismos reguladores dentro del mundo de la viticultura y ha ejercido como consultor en enología, docente y colabora en varias publicaciones así como en otras actividades impartiendo conferencias y talleres.