Llebre 2014 Zoom Llebre 2014 Wrapper
  • Bodega: Tomàs Cusiné
  • D.O.: D.O. Costers del Segre
  • Uva:



Color: cereza con reflejos granates. Limpio y brillante.

Nariz: muy expresivo y aromático. Aparecen aromas a frambuesas, moras y ciruelas junto a notas lácticas. Notas especiadas, balsámicas y tostadas.

Boca: equilibrado, sabroso y fácil de beber. Aparecen notas frutales junto a notas tostadas. Buena acidez. Final persistente.

Armonias:

Muy bueno para acompañar con pasta, arroces, fideuá, conejo o pollo a la cazuela o pizza.

La temperatura de servicio recomendada es de 16ºC.

  • Bodega:
    Tomàs Cusiné
  • Año:
    2014
  • Graduación:
    14.0
  • Producción:
  • Vendimia:
    Vendimia realizada a mano.
  • Vinificación:

    La fermentación se realiza de manera controlada a una temperatura de entre 24ºC. y 26ºC.


  • Crianza:
    14.0

Tomàs Cusiné


Tomás Cusiné es, por el rigor que entraña desde su concepción, el paradigma del vino consciente.
Apoyándose en los rasgos diferenciadores que ofrecen sus vinos para reflejar el paisaje y la tierra en la que nacen sus viñas, Tomàs Cusiné es una bodega que, trabajando desde el principio con una visión de apertura al mundo, ha logrado consolidar su proyecto convirtiéndose en una bodega de confianza y prestigio presente en más de treinta países.
Fundada en el 2003, son la experiencia adquirida en la búsqueda de los vinos anhelados, la intensidad de trabajo, la persistencia de una filosofía, la importancia dada a la marca, la diversidad y constancia en los vinos, la tarea en las viñas, el impulso dedicado a la comercialización y, por encima de todo, el esfuerzo y la pasión de todo el equipo que forma la bodega, lo que le ha permitido alcanzar sus objetivos y llegar a la madurez del proyecto tan solo 10 años después de su fundación.
Así, fue elegida mejor bodega catalana en el 2012 según la Asociación Catalana de Sumillers, y situar sus Finca Racons 2010 y Finca Comabarra 2009 entre "Los mejores 300 vinos del año".
Además de añadir valor a su proyecto aportando el valor identitario del paisaje y la tierra a sus vinos, en Tomás Cusiné llevan a cabo una gestión ecológica y sostenible de sus viñedos. Asimismo, y en línea con su filosofía, contribuyen en la conservación de las cabañas de piedra seca y los aljibes de la zona, elementos arquitectónicos de la tradición rural popular. Durante los siglos XVIII y XIX eran utilizados para guardar los útiles del campo y el ganado de tiro, incluso para dormir cuando las jornadas en el campo eran más largas en el caso de las cabañas de piedra, y como depósitos de agua  que, excavados en suelo natural, recogían el agua de lluvia para el consumo del agricultor y de los animales de carga, en el caso de los aljibes.

Emplazamiento e instalaciones
En la provincia de Lleida, en el extremo sur de la D.O. Costers del Segre, dentro de la subzona de Les Garrigues, la zona vitícola de más altitud de la mitad sur de Catalunya, la bodega Tomàs Cusiné se emplaza en el pueblo de El Vilosell.
La finca está situada en la vertiente norte de la sierra de La Llena, la última cordillera de El Montsant, que limita al sur con La Conca de Barberà y El Priorat en la comarca de Tarragona.
La bodega también elabora en la D.O. Conca de Barberà (Cara Nord Blanco, Cara Nord Tinto), en la D.O. Montsant (Mineral), y en la D.O. Cataluña (Drac Màgic Blanco, Drac Màgic Tinto).

Instalaciones
La bodega cuenta con dos edificios para la elaboración de sus vinos. En la antigua casa de piedra la bodega tiene instalada la zona de elaboración con los depósitos de acero inoxidable para el proceso de vinificación. En este mismo edificio se encuentran la tienda y las oficinas además de antiguos lagares subterráneos
El edificio de la bodega nueva, levantado en 2009, está destinado a la crianza, embotellado y almacenado del producto acabado.

Viñedos
A una altitud de 700 metros sobre el nivel del mar, la bodega Tomàs Cusiné cuenta con 30 hectáreas de viñedo plantado en la montaña dividido en parcelas de las variedades Muscat, Albariño, Riesling, Müller Thurgau, Chardonnay, Sauvignon Blanc, Syrah, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Merlot, Samsó, Marselan, Monastrell y Garnacha.
Llevando a cabo una intensa gestión vegetativa de las cepas que reduce a lo mínimo los tratamientos con azufre y cobre y practicando una gestión ecológica y sostenible de los viñedos, éstos han ido profundizando sus raíces, han adquirido equilibrio vegetativo mejorando el fruto y sus cualidades, lo que ha propiciado la mejora constante de los vinos, garantizando además el futuro del proyecto.

Clima
Bajo la influencia de un clima continental, de inviernos rigurosos con algunas heladas al inicio de la primavera, y veranos caluros y secos, los viñedos de Tomàs Cusiné se benefician gracias a la altitud de su emplazamiento, los persistentes vientos -poniente de día y marinada al atardecer-, el contraste térmico día-noche y una pluviometría entre 380 y 600 mm de unas condiciones que garantizan una maduración lenta de las uvas, vendimias tardías que favorecen la buena acidez, grado elevado, pieles gruesas, taninos suaves y una gran intensidad colorante en los vinos.

Suelos
En una orografía de relieve muy accidentado, los viñedos de Tomás Cusiné, distribuidos en pequeñas parcelas, están plantados en pendiente y con distintas exposiciones y tipos de suelos, predominando la orientación noreste, muchos de ellos entre bosques de encinas, pinos y enebros.
Los suelos son de composición calcárea, con diversas cantidades de gravas y de estructura franca y franca limosa, con buena permeabilidad y frescura.

Viticultura y procesos
En Tomàs Cusiné trabajan desde sus inicios en el 2003 con la pasión y la exigencia que lograr la excelencia requiere.
Llevan a cabo una gestión ecológica y sostenible de los viñedos, realizando una intensa gestión vegetativa, reduciendo a lo mínimo los tratamientos con azufre y cobre, labrando entre cepas y dejando el suelo con cubierta vegetal.
La vendimia, realizada a mano, llega tras cuidadoso seguimiento de la uva antes de la cosecha y solo en el momento óptimo de maduración del fruto. El equilibrio entre acidez, grado, madurez de las pieles y semillas define el trabajo a realizar en la bodega en cada una de las variedades para conseguir cada uno de los vinos de Tomàs Cusiné.
Tras su paso por la mesa de selección, las uvas se refrigeran para efectuar una premaceración en frío - lenta a baja temperatura-, que permite preservar mejor la frescura y riqueza de la fruta.
El control constante del proceso y la interacción con los mostos en fermentación es exhaustivo en cada momento de la maceración, evitando una excesiva extracción tánica para conseguir vinos más elegantes, complejos, frescos y de larga duración.
Una vez trasvasados, los vinos realizan la fermentación maloláctica en depósitos subterráneos de cemento, y una posterior crianza en las mejores barricas de roble francés de grano fino con una capacidad de 225 y 500 litros.

Producción
Con una producción anual media que alcanza las 150.000 botellas, la bodega Tomàs Cusiné, con clara vocación internacional, se ha posicionado como una bodega eminentemente exportadora facturando al exterior, a más de 30 países de Europa, América, Asia y Oceanía, más del 70% de su producción anual.
En exportación, sus productos se distribuyen principalmente en el sector de la restauración y enotecas especializadas en vinos de gama premium, mientras que en España los vinos de Tomàs Cusiné se distribuyen en un 99% en restaurantes de alto nivel.