Marqués de Cáceres Crianza 2010 Zoom Marqués de Cáceres Crianza 2010 Wrapper
88 Peñin
89 Repsol
  • Bodega: Marques de Cáceres
  • D.O.: D.O.C.A. Rioja
  • Uva: 85% Tempranillo , 15% Graciano



Vista: color rubí profundo.

Nariz: frutos rojos cuya frescura se envuelve en un fondo avainillado y de especias dulces.

Boca: en boca es alegre, franco donde los taninos maduros se funden con una estructura que muestra una gran armonía.

Armonias:

Perfecto para acompañar la cocina mediterránea, frituras, verduras a la parrilla, legumbres, paella y pescados.
Temperatura de servicio entre 16º y 18ºC.

  • Bodega:
    Marques de Cáceres
  • Año:
    2010
  • Graduación:
    14.0
  • Producción:
  • Vendimia:
    Vendimia realizada a mano.
  • Vinificación:

    Las uvas se despalillaron y maceraron posteriormente en frío. El mosto fermentó a temperatura controlada y se crió en barricas de roble durante 12 meses. Permaneció en botella durante un mínimo de 14 meses en bodega antes de su comercialización.


  • Crianza:
    14.0

Marques de Cáceres



La filosofía de Marqués de Cáceres se basa en la elaboración de vinos de calidad, ajena a modas que distorsionan su elaboración y emborronan su principal objetivo: ofrecer un vino para disfrutar y compartir con las personas queridas.

En continua evolución, con el incansable trabajo en la viña, en la bodega y la reinversión continúa en tecnología, modernización y sucesivas ampliaciones de sus instalaciones, es un gran exponente de dinamismo empresarial.

Apoyándose en la firme convicción de que ‘el vino de calidad no es un negocio de especulación’, como Cristina Forner afirma, sus vinos se venden al precio que garantiza el modo de vida de sus viticultores y dignifica el modelo empresarial.

Marqués de Cáceres se localiza en Cenicero, a 20 kilómetros de Logroño, en el corazón de La Rioja Alta, inscrita en la D.O.Ca. Rioja.

Trabajan con viticultores de la comarca, llegando a disponer de 1.200 hectáreas de viñedos de alta calidad, la mayoría de ellos de más de 30 años, de Tempranillo, y Viura principalmente, asegurándose así cada año la mejor calidad del fruto.

Los viñedos, protegidos en su límite norte por la Sierra de Cantabria y al sur por la Sierra de la Demanda, se benefician de la confluencia de dos climas tan opuestos como el atlántico y el mediterráneo, lo que proporciona temperaturas suaves y precipitaciones anuales superiores a los 400 l/m2, condiciones muy idóneas para el desarrollo de la vid.

En la producción y elaboración de sus vinos cuidan al máximo detalle cada fase, poniendo especial ahínco en el cuidado del viñedo, asegurándose la máxima calidad de la materia prima, en la selección del fruto y en los procesos de crianza y oxidativos mejorando el color, los aromas y la estructura de sus caldos, consiguiendo así vinos frescos, afrutados, redondos y fáciles de beber.
Asimismo dan mucha importancia al reposo en botella con el fin de completar el proceso de crianza y garantizar la finura, redondez y elegancia de sus vinos.