Bosque de Matasnos Crianza 2011 Etiqueta Blanca Zoom Bosque de Matasnos Crianza 2011 Etiqueta Blanca Wrapper
94 Peñin
  • Bodega: Bodegas Bosque de Matasnos
  • D.O.: D.O. Ribera del Duero
  • Uva: 95% Tempranillo , 5% Merlot



Color: rojo mora con gran intensidad e irisaciones color cereza. Profunda capa.

Nariz: Aromas complejos y de alta intensidad a fruta madura, con una magnífica integración de la madera. Ciruelas maduras, algún fruto negro, especias, aromas de panadería, vainilla y cacao. Además también se aprecian aromas de caramelo y canela.

Boca: buen equilibrio entre la acidez y la fruta madura, aparece de nuevo la fruta negra, buen volumen y longitud. Los taninos son dulces y maduros, posgusto de especias.

Armonias:

Muy buen acompañante de aves guisadas, carnes rojas guisadas, a la parrilla o guisadas, quesos y embutidos.

Se recomienda servir a una temperatura de 16ºC.

  • Bodega:
    Bodegas Bosque de Matasnos
  • Año:
    2011
  • Graduación:
    15.0
  • Producción:
  • Vendimia:
    Vendimia realizada a mano.
  • Vinificación:

    La uva pasa por la mesa de selección. La maceración del mosto con los hollejos se realiza en frío. Fermentación en depósitos de acero inoxidable a temperatura controlada. La fermentación maloláctica se hace una parte en depósito y otra en barrica nueva.


  • Crianza:
    15.0
  • Suelos:

    Son de materiales diversos, entre los que destacan los arcillosos, francos, calizos y aluvión.

Bodegas Bosque de Matasnos


En la Alta Ribera del Duero, a 950 metros de altitud sobre el nivel del mar, en la zona límite de la denominación para el natural desarrollo de la vid, Bosque de Matasnos nace para elaborar vinos de una calidad que por alta y excepcional, sea exclusiva.
Una calidad al alcance de muy pocos y que solo es posible trabajando con las mejores plantas para que cada cepa saque, en bajos rendimientos, primando calidad ante cantidad, lo mejor de sí misma en un lugar en el que las particularidades climáticas, la composición de los suelos y el mejor trabajo ofrecen a cambio un fruto excepcional, con mejores niveles de fructosa y polifenoles, para elaborar vinos de excepcional calidad, muy estructurados, de aroma y sabor intensos.
-
Bosque de Matasnos, nace de la mano de varios socios, entre ellos, Tomás Postigo en el año 2007 con el objetivo de elaborar vinos de tan alta calidad que sea exclusiva, respetando la naturaleza en la que nacen, bosque y viñedos, y a su vez, dar a conocer la Alta Ribera del Duero.
Tomás Postigo, perfeccionista consumado, discreto y poco dado al escaparate mediático, es experto en fermentaciones y pionero en diversos campos en la elaboración. Siendo actualmente uno de los enólogos más veteranos de la Ribera del Duero y que mejor conoce la denominación, fue primer enólogo de Protos y responsable del nacimiento de Pago de Carraovejas, que dirigió entre 1998 y 2008. En el 2008 fundó su propia bodega, Tomás Postigo, elaborando en la misma Ribera y en la D.O. Rueda, bajo las premisas de uvas de la más alta calidad y rendimientos limitados.

Emplazamiento y medio
-
En la Ribera del Duero Alta, en una tierra con una tradición vitivinícola de más de 2.000 años, a 950 metros sobre el nivel del mar, la finca de Matasnos se emplaza en Peñaranda de Duero, al sur de la provincia de Burgos, en la comunidad de Castilla y León.
Con una extensión total de 240 hectáreas, la finca rodeada de un patrimonio de gran valor natural cuenta con un bosque de 80 hectáreas de encinas, robles, pinos y sabinas centenarias protegidas, 138 hectáreas de cereal y 23 de viñedo así como de una rica fauna de conejos, liebres, tejones, zorros, corzos, jabalíes, lobos, rapaces y perdices.

Viñedos
-
Situados en un altiplano a 950 metros sobre el nivel del mar, casi al límite  de la zona natural de desarrollo de la vid, y dotados de sistema propio de riego controlado por goteo automático, los viñedos de Matasnos, con una extensión de 23 hectáreas, se reparten en 12 hectáreas de Tempranillo, 8 de Merlot, 1 de de Garnacha y Malbec, y otra más de Viognier, Verdejo y Chardonnay.
Cuatro de estas hectáreas de viñedo cuentan con cepas de más de 60 años de edad.
Con rendimientos nunca superiores a 3.500 kg por hectárea, en Bosque de Matasnos la calidad es el objetivo final, primando ésta por encima de la cantidad.

Clima
-
Bosque de Matasnos tiene la singularidad de, pese a su altitud, ofrecer unas condiciones óptimas para el desarrollo de la vid.
Así, en una zona donde el cultivo de la viña es escaso a partir de los 1.000 metros de altitud debido a las heladas, la dificultad del fruto para madurar y otros problemas inherentes al influjo de un clima continental, de inviernos largos, fríos y húmedos, veranos secos y calurosos y una baja pluviometría, los viñedos de Matasnos, resguardados por el bosque, se benefician de la buena ventilación que su situación en el altiplano les proporciona, de grandes contrastes de temperatura de hasta 20°C entre el día y la noche en periodo de maduración y de lentas maduraciones.

Suelos
-
Estas particulares condiciones climáticas, sumadas a las características de los suelos franco-arcillo-arenosos, pobres en materia orgánica, típicos de la Ribera, sobre  los que crecen los viñedos de Matasnos, garantizan una calidad excepcional de la uva.

Procesos
-
En busca de una calidad exclusiva, en Bosque de Matasnos trabajan para conseguir que las plantas den lo mejor de sí mismas.
Así, en el viñedo cortan más de la mitad de los racimos procedentes de viñedos de más de 60 años para lograr que los que no han sido cortados puedan madurar de manera óptima y así alcanzar mejores niveles de fructosa y polifenoles.
Tras un constante seguimiento de los viñedos mediante constantes análisis y controles de calidad que se intensifican con la proximidad de la colecta, en Bosque de Matasnos, se realiza una vendimia tradicional, manual y selectiva, seleccionando solamente las mejores uvas.
Durante el traslado y refrigeración, en que la uva es transportada en  pequeñas cajas de 10kg hasta la bodega donde se refrigera hasta una temperatura de 6°C, siguen los múltiples muestreos y controles para asegurar los altos estándares de calidad de la bodega en todo momento.
Tras una selección minuciosa y manual de la uva en la doble mesa de selección, ésta pasa a los depósitos de acero inoxidable refrigerados para llevar a cabo una lenta fermentación, de uno a dos meses, a temperatura minuciosamente controlada para que el vino vaya desarrollando todo su carácter y preservando toda la tipicidad del fruto maduro.
Durante la crianza, los 12 primeros meses ésta se llevan a cabo en barricas nuevas de roble francés y americano y todos los vinos pasarán, al menos, 12 meses de guarda en botella.
En Bosque de Matasnos disponen de su propia planta para el embotellado y etiquetado de sus vinos.

Equipo
-
Jaime Postigo, co-fundador y director general de Bosque de Matasnos, es, con visión de conjunto de toda la bodega, quien vela porque cada proceso, cada intervención sea un firme eslabón en la cadena. Desde la cepa hasta la venta en cualquier rincón del mundo.
Le acompañan Guillermo Llorente, enólogo y bodeguero, Oscar del Castillo, responsable de la bodega, Javier Garriches, responsable del viñedo, Carme Payá, export manager, y Virgilio Cotelo y Pedro Valero al mando del departamento comercial nacional.