Numanthia 2010 Zoom Numanthia 2010 Wrapper
94 Parker
96 Peñin
  • Bodega: Numanthia
  • D.O.: D.O. Toro
  • Uva: 100% Tinta de Toro



Color: rojo oscuro, brillante y profundo, con intensos reflejos rubí.

Nariz: intensamente aromático con destacada presencia de frutas negras, principalmente arándanos y grosellas negras, acompañadas de notas de higos y crema pastelera. Ligeros matices de pimienta negra y clavo se complementan con aromas de avellana tostada.

Boca: intenso, potente y vigoroso con una asombrosa estructura. Una impresionante expresión frutal, junto con unos taninos perfectamente maduros conforman una untuosa sensación en boca. El final muy largo y elegante, con notas de hojas de tabaco y toques balsámicos, destaca la complejidad y la elaboración artesanal de este extraordinario vino.

Armonias:

Se puede maridar con merluza, calamares o pimientos del piquillo.

La temperatura de servicio recomendada es de 16ºC.

  • Bodega:
    Numanthia
  • Año:
    2010
  • Graduación:
    15.0
  • Producción:
  • Vendimia:
    Vendimia realizada a mano.
  • Vinificación:

    Exclusivamente manual con rigurosa selección en viñedo de racimos en perfecto estado sanitario y en su momento óptimo de madurez. La maceración se realiza durante 9 días con 2 bazuqueos diarios. Elaboración tradicional. 100% despalillado. Temperatura controlada entre 26° C y 28° C.


  • Crianza:
    15.0

Numanthia


Numanthia toma su nombre en homenaje a los pobladores de la ciudad de Numancia que, en el año 133 a.C., y tras 20 años resistiendo los ataques de las legiones romanas, eligieron la muerte antes que la deshonra de la capitulación ante el asedio y la definitiva invasión encabezada por Escipión.
Así, Numanthia se ha convertido en tributo e icono de tenacidad y resistencia. Tenacidad y resistencia que impregnan una tierra con una tradición vitivinícola de más de 2.000 años y su viñedo, el viñedo de Toro, auténtico superviviente, capaz de soportar las extremas condiciones del clima local y los ataques de la filoxera.
La filosofía de Numanthia, pionera en el resurgimiento de los vinos de Toro, es la producción y la selección de las mejores uvas de los viñedos de Tinta de Toro, cuyo fruto se revela con carácter intenso y complejo para obtener a la vez intensidad, estructura y elegancia. Vinos concentrados y potentes en esencia, de textura sedosa y elegante con notas de frutas del bosque equilibradas.

Emplazamiento
Enclavada entre colinas esculpidas por el Duero, al noroeste de España, cerca de la frontera portuguesa, la bodega está situada en el pequeño pueblo de Valdefinjas, en el centro de la D.O. Toro, en la provincia de Zamora, en Castilla y León.

Viñedos
Con gran parte de sus vides con más de un siglo de edad y tenaces cepas de Tinta de Toro que resistieron el ataque de la filoxera que asoló los viñedos europeos en el siglo XIX, Numanthia cuenta con 49 hectáreas de viñedo en parcelas con orientación sur-suroeste en los términos municipales de Valdefinjas y Toro, en la D.O. Toro.
De estas 49 hectáreas, 20 están plantadas con cepas de entre 70 y 100 años de edad, y 4,8 hectáreas, en la finca que la bodega posee en Argujillo, están plantadas con cepas de más de 120 años.
Su rendimiento medio, de entre 2.000 y 3.000 kilogramos por hectárea, es uno de los más bajos de todo el mundo.
Así, los centenarios viñedos de Numanthia, que han sabido adaptarse a un clima extremo reduciendo su producción y cuyas primeras cepas fueron plantadas en 1871, ofrecen a cambio, en racimos gruesos de uvas pequeñas extremadamente ricas en color y en taninos fuertes, un fruto de alta concentración y estructurado.

Clima y suelos
A una altitud media de 700 metros sobre el nivel del mar, los viñedos de Numanthia se encuentran bajo el influjo del meso-clima de Toro, continental con influencia atlántica árida, caracterizado por ser extremo y seco, con inviernos rigurosos, y veranos calurosos y secos.
Las variaciones térmicas entre el día y la noche, que en verano alcanzan los 20°C, favorecen la acumulación de polifenoles y aromas en la uva, mientras que la alta insolación da uniformidad a su maduración.
Por otra parte, es la superficie arcillosa de los suelos arenosos sobre un subsuelo arcilloso lo que provee a las vides de la humedad que necesitan en estas condiciones de sequedad.
Son, sin embargo, estas condiciones extremas las que permiten obtener uvas de calidad excepcional que destacan por su gran concentración.

Denominación e historia
La D.O. Toro, situada en el extremo septentrional oeste de la comunidad autónoma de Castilla y León, recoge la producción de vino del sureste de la provincia de Zamora y del suroeste de la de Valladolid.
De las 62.000 hectáreas de terreno que abarca la denominación, 8.000 están dedicadas al cultivo del viñedo, 5.800 de las cuales, repartidas entre algo más de 1.200 viticultores, están inscritas en el Consejo Regulador de la denominación.
La denominación se caracteriza por los rigores del clima continental, cuya dureza se acentúa por una influencia atlántica de carácter árido. Así, los rigurosos inviernos, los veranos cálidos y secos, la alta insolación, y la amplia oscilación térmica entre el día y la noche los meses de verano, son los rasgos característicos de la climatología de la región.
No obstante, son estas severas condiciones las que proporcionan un fruto de excepcional calidad.
Es debido a su riguroso clima que la denominación es conocida como el viñedo de los extremos y los contrastes.
El suelo, a una altitud de entre 620 y 750 metros sobre el nivel del mar, originado en la Era Terciaria, está formado por sedimentos de areniscas, arcillas y pudingas calizas pliocénicas, que en superficie dan lugar a suelos pardos calizos sobre material no consolidado.
La Tinta de Toro, de la familia de la Tempranillo, es la protagonista de la denominación. Tiene su origen en una selección pre-filoxérica específica de la región que hace de estos viñedos, plantados sobre pie franco, algo excepcional en Europa ya que, durante más de 140 años, han resistido de forma natural los ataques de la filoxera.
Así, la Tinta de Toro, "variedad noble" de España, de gran finura y muy aromática, se caracteriza por su resistencia y adaptación al riguroso clima de la región. Proporciona vinos de gran calidad y prolongado envejecimiento, debido a su escaso nivel oxidativo. Su sabor es muy afrutado y posee un color rubí característico.
La denominación también autoriza las variedades Garnacha, Verdejo y Malvasía.

La denominación de origen Toro cuenta con una larga tradición vitivinícola, cuya historia es anterior al asentamiento de los primeros romanos, más de 2.000 años atrás. Los primeros indicios apuntan que fueron loscomerciantes griegos de vino quienes enseñaros a la tribus celtas locales a fermentar la uva.
Durante la Edad Media, los vinos de Toro eran tan preciados que les fueron concedidos privilegios reales mediante los cuales se autorizaba su comercialización en poblaciones donde no se permitía la venta de otros vinos. Tal era la valía de los vinos de Toro que abastecían las bodegas de la realeza y la nobleza y se abrieron paso hacia el Nuevo Mundo a bordo de los navíos de la armada española  que cruzaban el Atlántico en expediciones.
En el siglo XIX, la filoxera -que ataca infectando y contaminando las raíces de las cepas limitando su vida a tres años tras el primer ataque-, que asoló los viñedos de Europa propició la exportación de grandes cantidades de vino de Toro inicialmente a Francia y, posteriormente, a otros países europeos.
En la década de los 70 del siglo XX se iniciaron los primeros pasos para la creación de lo que en el año 1987 culminó en la constitución de la D.O. Toro que hoy acoge 51 bodegas.

Procesos
Con el objetivo de sacar, de la forma más delicada y precisa posible, todo el potencial del excelente fruto que los viñedos de Numanthia proporcionan, la bodega cuenta con un edificio dedicado por entero a la fermentación y con otros dos dedicados a la crianza.
En Numanthia la vendimia empieza casi siempre entre el 15 y el 30 de septiembre y suele durar 2 semanas. Las uvas son vendimiadas a mano y depositadas en cajas de 20 kg para ser transportadas a la bodega.
En el caso de los vinos Termes y Numanthia, la fermentación y maceración se realizan durante un periodo de tres a cuatro semanas en tanques de acero inoxidable. Después de la maceración, los vinos maduran en barricas de roble francés. En primavera, una vez realizada la fermentación maloláctica, el vino se cambia de barrica y reposa en la bodega durante un segundo año de envejecimiento.
En el caso de Termanthia, las uvas son seleccionadas a mano de una en una para después ser prensadas con los pies. Su segunda etapa de envejecimiento se lleva a cabo exclusivamente en barricas nuevas.
Después de 18 a 24 meses en barrica, los vinos se trasiegan y ensamblan.
Así, el embotellamiento tiene lugar el mes de junio del segundo año después de la vendimia.
Con el fin de preservar  toda la concentración de la fruta y su estructura, los vinos no son clarificados ni filtrados.

Vinos
Bajo la premisa y filosofía de la producción y selección de las mejores uvas de los viñedos de Toro para obtener en consecuencia el mejor vino de Toro que posea a la vez intensidad y estructura y elegancia, Numanthia elabora tres vinos, cada uno de ellos con su estilo propio.

Termes, la expresión de Toro. Fresco y maduro a su vez, con una textura suave y una estructura en boca dinámica, este vino deja una impresión general de equilibrio y elegancia.

Numanthia, la firma de la bodega. Usando las mejores uvas de la denominación, el objetivo es revelar y magnificar la calidad natural de la fruta, cosechada a la madurez perfecta. El resultado es una paleta de aromas de frutas y de complejidad. Estructurado con taninos precisos y plenamente integrados, Numanthia es enseña de maestría y precisión.

Termanthia, el Tesoro de Toro. Con una producción muy pequeña, es la expresión última de lo mejor de los viñedos de Toro: 4,78 hectáreas de vid de más de 120 años de edad cerca del municipio de Argujillo.
Transformar estas uvas en vino es un tipo de artesanía de alta calidad. La hiper-concentración de la fruta produce una complejidad aromática considerable y muestra un tremendo poder en el paladar con una redondez llena de frescura. Sobre todo, el vino muestra tanta elegancia y precisión como intensidad.