Pruno 2012 Zoom Pruno 2012 Wrapper
  • Bodega: Finca Villacreces
  • D.O.: D.O. Ribera del Duero
  • Uva: 90% Tempranillo , 10% Cabernet Sauvignon



Color: picota intenso.

Nariz: aromas a frutas rojas, toffe.

Boca: presenta una entrada golosa y dulce. Fruta madura y suave recuerdo.

  • Bodega:
    Finca Villacreces
  • Año:
    2012
  • Graduación:
    14.0
  • Producción:
    225.000 botellas de 0,75 cl.
  • Vendimia:
    Vendimia realizada a mano.
  • Vinificación:

    Vendimia manual en cajas de 15 kg. Doble selección en mesa. Vendimia realizada en la tercera semana de octubre.


  • Crianza:
    14.0
  • Suelos:

    Suelo arenoso arcilloso. Clima continental. Inviernos fríos y veranos muy cálidos.

Finca Villacreces


Finca Villacreces es una bodega que, situada en un enclave privilegiado, en plena Milla de Oro de la Ribera del Duero, colindando sus viñedos con los de Vega Sicilia, trabaja una viticultura enfocada en la calidad. Así, preserva la propia condición natural de la vid para obtener vinos con la personalidad y tipicidad propia y única de Villacreces.
Sus viñedos, rodeados de bosques de pinares, olivos y enebros que aportan particular personalidad a sus elaboraciones, son cuna de los vinos de Finca Villacreces: finura y elegancia, desde el más "pequeño", Pruno, hasta su joya, Nebro.

Emplazamiento
En el municipio de Quintanilla de Onésimo, en la provincia de Valladolid, en un privilegiado páramo de entorno natural único enclavado en plena Milla de Oro de la Ribera de Duero, Finca Villacreces se esconde, desde hace siglos, entre sus viñedos, el Duero y un bosque de pinos centenarios.
Asentada sobre un meandro del Duero, sus viñedos se entremezclan con un pinar centenario de gran valor medioambiental y paisajístico.

Viñedos
La finca cuenta con una extensión de 110 hectáreas de las cuales 64 son de viñedo de las variedades Tinto Fino, Cabernet Sauvignon y Merlot.
En una viticultura enfocada a la calidad, estas 64 hectáreas están subdivididas en 15 parcelas según el tipo de suelo. Los viñedos, cultivados siguiendo criterios de viticultura integrada, en que se controla y preserva la propia condición natural de la vid, se autorregulan hasta limitar la producción a menos de 2 kilos por cepa para obtener vinos con la personalidad y tipicidad propia y única de Villacreces.

Clima
Los viñedos de Finca Villacreces, a 700 metros de altitud sobre el nivel del mar, se encuentran bajo el influjo de un clima de marcada continentalidad, con inviernos muy fríos y de frecuentes heladas, y las características del clima mediterráneo, como el calor y la sequedad, con una pluviometría anual baja, de 300 a 550 l/m² al año.
Sin embargo, el bosque que envuelve la finca le provee de un microclima especial que protege al viñedo de las circunstancias climáticas más agresivas.
La alta insolación, que oscila entre las 2.200 y las 2.800 horas anuales, y el descenso de las temperaturas durante la noche en verano, permite a las vides refrescarse y descansar favoreciendo la excelente calidad del fruto.

Suelo
El viñedo de Finca Villacreces, dividido en 64 hectáreas, está condicionado por la diversidad de suelos donde se encuentra plantado, que van desde áreas extremadamente arenosas cerca de los pinos, a terrenos muy pedregosos donde predominan los cantos procedentes de la deposición aluvial del Duero. La pobreza del terreno garantiza, de forma natural, bajos rendimientos que rondan los 4.000 kg/hectárea.

Procesos
En la bodega, cuyo edificio está construido para preservar su entorno natural, se garantiza un control exhaustivo en la gestión de cada detalle del proceso de elaboración.
Éste comienza, tras la recepción de la uva, con la mesa de doble selección. Primero en racimo, de forma manual, y, posteriormente, por grano, con un sistema denominado mistral que separa las bayas dependiendo de su calidad con un ventilador de aire.
Cada parcela se elabora por separado, por lo que a bodegas dispone de pequeños depósitos de doble pistón que facilitan el bazuqueado automático en la fermentación, así como tinas de madera para la vinificación de algunas parcelas concretas.
Las diferentes estancias, que albergan barricas de roble francés de las mejores tonelerías, serán testigo del envejecimiento de los vinos Pruno, Villacreces y Nebro, bajo el sosiego y la tranquilidad de una bodega en un entorno natural único.