PSI 2013 Zoom PSI 2013 Wrapper
95 Peñin
91 Parker
  • Bodega: Dominio de Pingus
  • D.O.: D.O. Ribera del Duero
  • Uva: 100% Tinto fino



Color: picota madura con ribete granate, capa alta, limpio, brillante y lágrima densa.

Nariz: buena intensidad, notas de clavo de olor con fruta negra, ciruelas, para evolucionar hacia notas de monte bajo, hojarasca, cedro, tostados, cerezas y arandanos muy maduros, perfectamente conjuntado, perfumado y expresivo.

Boca: potente, carnoso, con volumen, amplio, largo recorrido, fuertemente afrutado, tostados, buena acidez, equilibrado y un tanino aterciopelado y maduro. Posgusto, largo y muy bueno.

Armonias:

Cochinillo, cocido, magret de pato y ternera a la plancha.

Servir a una temperatura de 16 ºC.

  • Bodega:
    Dominio de Pingus
  • Año:
    2013
  • Graduación:
    14.0
  • Producción:
    limitada
  • Vendimia:
    Vendimia realizada a mano.
  • Vinificación:

    Las uvas se despalillaron y maceraron posteriormente a temperatura controlada. Se crió en parte en barricas usada procedente de Pingus y de Flor de Pingus.


  • Crianza:
    14.0
  • Suelos:

    Terrenos sueltos, areniscos.

Dominio de Pingus



Emplazada en Quintanilla de Onésimo, en la provincia de Burgos, e inscrita en la D.O. Ribera del Duero, Dominio de Pingus es una bodega muy pequeña que, desde su fundación, ha logrado que sus vinos sean muy valorados internacionalmente.

Es también una bodega artesanal y de baja producción que, con unas pocas hileras de barricas nuevas, una rudimentaria prensa, algunas tinas de madera y depósitos de acero, permite una esmerada elaboración que se refleja en la gran calidad del producto final. Esta producción limitada convierte a sus vinos en unos de los más escasos, exclusivos y buscados de España y probablemente del mundo.

El secreto de estos vinos está en el ensamblaje de uva procedente de las únicas casi 5 hectáreas de viña, la mayoría con una media de entre 60 y 70 años, de Tinto Fino, que se cultivan en una muy controlada selección.
Éstas se reparten en las 1,2 hectáreas de la viña de San Cristóbal con cepas de 70 años de edad, las 2,5 hectáreas de los dos viñedos del pago Barroso de cepas de 60 años y la única hectárea de otro viñedo más joven.

Los viñedos, sobre suelos arcillo-calcáreos, se sitúan a una media de 750 m sobre el nivel del mar, bajo el influjo del clima mediterráneo con una marcada continentalidad.
Los inviernos son rigurosos y con frecuentes heladas, en los que las temperaturas pueden descender hasta los 10°C bajo cero, pudiendo llegar ocasionalmente a los 20°C bajo cero. Con una pluviometría anual baja, de 300 a 550 l/m² al año, los veranos son calurosos y secos.
Sin embargo, debido a la altitud, las temperaturas caen bastante durante la noche permitiendo a las vides refrescarse y descansar, algo muy beneficioso para ellas.

El despalillado se realiza manual y pacientemente, desgranando las uvas más maduras de cada racimo.
Tras una recolección selectiva y posterior clasificación de los mejores granos en la mesa de selección, la microvinificación es minuciosa y el envejecimiento se lleva a cabo en barricas especiales.
Durante el proceso, el vino no se somete a clarificaciones ni filtraciones para respetar al máximo sus cualidades naturales. El resultado son grandes vinos, marcados por una buena intensidad, finos, grasos, con gran amplitud de boca, buena estructura y potencial de guarda.