Tagonius Syrah 2008 Zoom Tagonius Syrah 2008 Wrapper
  • Bodega: Bodegas Tagonius
  • D.O.: D.O. Vinos de Madrid
  • Uva: 100% Syrah


Uva en perfectas condiciones de maduración, maceración prefermentativa a 8ºC durante 5 días, fermentación alcohólica a temperatura controlada, maceración total de 21 días, fermentación maloláctica en tanque de acero inoxidable con bacteria seleccionada.



Color: rojo picota intenso con ribetes violáceos, limpio y brillante.

Nariz: elevada expresividad frutal en nariz que recuerda a mermeladas de frutas negras (mora, arándanos, grosella negra). Tonos ahumados y especiados característicos de la variedad, y destacados tonos florales que recuerdan a violetas así como matices de torrefactos, toffes, sotobosques y especiados que en conjunto nos ofrecen una gran complejidad y riqueza.

Boca: gran volumen en boca, cremoso, estructurado, con taninos redondos amables al paladar que hacen que el paso de boca sea suave dejando un largo, intenso y elegante postgusto.

Armonias:

Se puede combinar con numerosos platos entre los que destacan: ensaladas de aliño ligero, charcutería suave sin pimentón, quesos de pasta blanda y cremosa, carnes blancas, verduras y legumbres y arroces sin marisco.

  • Bodega:
    Bodegas Tagonius
  • Año:
    2008
  • Graduación:
    14.0
  • Producción:
  • Vendimia:
    Vendimia realizada a mano.
  • Vinificación:

    Uva en perfectas condiciones de maduración, maceración prefermentativa a 8ºC durante 5 días, fermentación alcohólica a temperatura controlada, maceración total de 21 días, fermentación maloláctica en tanque de acero inoxidable con bacteria seleccionada.


  • Crianza:
    14.0

Bodegas Tagonius



Bodega Tagonius es una bodega de reciente creación en la que, bajo la gestión y el conocimiento de expertos en el mundo de la viticulrura, se elaboran vinos de alta calidad
.

El nombre de ‘Tagonius’ es el nombre romano del río Tajuña que cruza sus viñedos y le rinde homenaje.
La bodega comparte espacio con una almazara y una vinagrería.

Emplazada en La Veguilla, camino de Villarejo, en el municipio de Tielmes, en la comunidad autónoma de Madrid, sus vinos se elaboran bajo la D.O. Vinos de Madrid.

Los suelos de La Veguilla fueron antaño, como recuerdan los más longevos del lugar, productores de los mejores vinos que se servían en la corte real.

Bodegas Tagonius cuenta con 35 hectáreas de viñedo de Tempranillo, Syrah, Merlot, Cabernet Sauvignon y Malvar principalmente.

Los viñedos, situados en excepcionales parcelas seleccionadas, se sitúan bajo el influjo del clima continental, propio de la meseta, con inviernos gélidos y húmedos, y veranos en los que el calor es extremo.
Sin embargo, el Tajuña al cruzar sus viñedos, crea un microclima que atempera los calurosos veranos a la vez que propicia la formación de nieblas durante los periodos anticiclónicos.
Con una pluviometría anual media de 450 l/m² y una insolación alta, el calor extremo en verano, los rigurosos inviernos, las frecuentes heladas y el granizo, representan a menudo dificultades para el desarrollo de los viñedos.
No obstante, los viñedos y las características del medio, constituyen por sus tipos de suelo y su clima un marco único para la producción de vinos.

Tagonius es una bodega de gran producción, contando con una de gran sala de barricas donde se almacenan 1.000 barriles de roble francés y americano procedentes de prestigiosas tonelerías.
Su producción anual alcanza el 1.200.000 botellas.

El proceso comienza con la selección de los racimos, pasando a través de una alta dotación tecnológica y moderna en su control de calidad e instalaciones, para acabar reposando en barricas de roble americano y sobre todo francés, obteniendo las mejores tonalidades de la madera.

En Tagonius, se potencia la segunda fermentación de los vinos con el fin de conseguir vinos cada vez más persistentes y suaves, frente a los estructurados y robustos.
Ello se debe a que esta segunda fermentación convierte los ácidos málicos en ácidos lácteos, más suaves y con una densidad más cremosa.
La fermentación maloláctica, tendencia que los enólogos no habían cuidado hasta ahora, aporta el tacto al vino, un gran descubrimiento que ha cobrado importancia en los últimos tiempos frente al olor, el sabor y el color.