Taïka 2013 Zoom Taïka 2013 Wrapper
  • Bodega: Castell d'Encús
  • D.O.: D.O. Costers del Segre
  • Uva: 60% Sauvignon Blanc , 40% Semillón


Vino elaborado con Pinot Noir y Semillón y algo de Riesling.



Color: ligero color verde oliva.

Nariz: notas minerales, notas lácticas de la crianza en botella y fruta (melocotón) .

Boca: burbuja fina que envuelve la boca sin agresividad. Complejo, fino y con buena acidez. Final largo con un buen abanico de post gustos.

Armonias:

Muy apropiado para tomar en aperitivos o también se puede maridar con marisco crudo, marisco cocido o marisco a la plancha.

La temperatura de servicio recomendada es de 10ºC.

  • Bodega:
    Castell d'Encús
  • Año:
    2013
  • Graduación:
    12.0
  • Producción:
    600 botellas.
  • Vendimia:
    Vendimia realizada a mano.
  • Vinificación:

    Vendimia manual en pequeñas cajas de 10 kg de uva recogida exclusivamente en la propia finca. Vinificado en pequeñas tinas de 25 Hl a baja temperatura. La fermentación se ha detenido cuando el vino tenía el azúcar residual apropiado para generar la fermentación en botella, de manera que en el tiraje no se ha añadido nada de azúcar. Todo el azúcar de la fermentación en botella proviene de la misma uva.


  • Crianza:
    12.0

Castell d'Encús


Castell d’Encús es sinergia entre intuición y razón, espiritualidad y empirismo.
La intuición y clarividencia del enólogo Raúl Bobet, alimentadas por su pasión y experiencia; y la razón de todo un equipo que, cimentando su trabajo en la tríada clima, suelo y variedad, trabaja con el compromiso de obtener lo mejor de la tierra.
La espiritualidad de una tierra donde su naturaleza y las ancestrales construcciones y lagares de antiguos monjes y eremitas excavados en roca viva entre densos bosques crean una atmósfera mágica; y el empirismo basado en la investigación y los experimentos, que nace de la curiosidad y el querer saber, para mejorar siempre.
Castell d’Encús es el sueño de Raúl Bobet que, en su búsqueda de terrenos en los que los efectos del cambio climático en el viñedo fueran menores en la zona de los Pirineos Catalanes, encontró en el Pirineo de Lérida el lugar donde desarrollar su proyecto.
Así comenzó en el año 2001 la historia de Castell d’Encús para volver a los orígenes y recuperar una tierra en la que lograr vinos frescos y complejos a su vez, con el sello propio de identidad de la bodega y de su tierra.

Emplazamiento y bodega
Inscrita en la D.O. Costers del Segre, cerca de la población de Talarn, en la comarca del Pallars Jussà, en la provincia de Lérida, Castell d’Encús tiene su bodega y viñedos.
A 1000 metros de altitud, situada en un espectacular y rico entorno natural, en la zona de los Pre-Pirienos, a caballo entre las altas cimas de los Pirineos y la Sierra del Montsec, la bodega goza de excepcionales vistas a la Conca de Tremp -también llamada Conca Deçà-  y el lago de Sant Antoni con los Pirineos como telón de fondo.
En la finca, poblada de espesos bosques salpicados de antiguos lagares de piedra -donde la bodega lleva a cabo el proceso fermentativo-, los restos de un monasterio hospitalario del siglo XII presiden la bodega, equipada con la más avanzada tecnología para la elaboración.
En línea con la filosofía de la bodega en su compromiso con el medio ambiente, durante todo el proceso de elaboración la bodega trabaja por gravedad evitando el uso de bombas neumáticas. Además, con la finalidad de reducir el gasto energético, en Castell d'Encús son pioneros en el uso de energía geotérmica en los procesos de transferencia frío-calor.

Viñedos
De las 95 hectáreas de terreno con las que cuenta la finca, solo 23 de ellas están destinadas a la viña, manteniendo el resto como bosque. Así, Castell d'Encús cuenta con 23 hectáreas de viñedo plantadas en alta densidad con las variedades Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Merlot, Pinot noir, Syrah, Petit Verdot, Sauvignon blanc, Riesling, Semillón y Albariño.
Trabajados bajo los criterios de la agricultura ecológica, evitando el uso de herbicidas, insecticidas y fungicidas químicos, a una altitud de entre 850 y 1000 metros sobre el nivel del mar y bajo el influjo del clima continental -caracterizado por sus contrastes, sus rigurosos inviernos y sus calurosos veranos-, los viñedos de Castell d'Encús crecen sobre terrenos franco-calcáreos pobres en materia orgánica.