Tebaida Nemesio 2010 Zoom Tebaida Nemesio 2010 Wrapper
94 Parker
  • Bodega: Casar de Burbia
  • D.O.: D.O. Bierzo
  • Uva: 100% Mencía



Color: rojo picota con reflejos cardenalicios, limpio y brillante.

Nariz: franco en aromas, de buena intensidad y longitud, las notas de crianza desprenden la esencia de la madera nueva ensambladas con aromas de monte, romero, tomillo y flores, que resultan absolutamente sorprendentes sobre un fondo de frutas maduras.

Boca: entrada fresca, amable y elegante. El paso se muestra untuoso y fresco, de gran volumen y con mucho peso de la fruta. El tanino se hace dulce, muy agradable, equilibrado y con cuerpo.

Armonias:

Se puede maridar con carnes rojas asadas, carnes rojas a la parrilla, embutidos o quesos.

La temperatura de servicio recomendada es de entre 16ºC. y 18ºC.

  • Bodega:
    Casar de Burbia
  • Año:
    2010
  • Graduación:
    13.5
  • Producción:
  • Vendimia:
    Vendimia realizada a mano.
  • Vinificación:

    La fermentación alcohólica se realiza a muy baja temperatura, entre 19ºC. y 20ºC., en depósitos pequeños con una capacidad máxima de 5.000 litros.


  • Crianza:
    13.5

Casar de Burbia


Casar de Burbia es Bierzo en estado puro.
Casar de Burbia es una bodega modelada a base de tiempo, trabajo y paciencia.
Todo comenzó a finales de los 80 cuando Nemesio Fernández Bruña, patriarca de la familia, empezó a adquirir viñedos viejos en la zona de montaña de Valtuille de Arriba. Al contrario que en la fértil zona del valle, los viñedos ubicados en las zonas montañosas sufrían un lento abandono debido a su escasa producción. Ajeno a las prisas, con mucha paciencia y sabiduría, Nemesio trabajó durante siete años regenerando viñedos llevando a cabo un laborioso reinjertado, al estilo más tradicional de la zona, de más de 9.000 plantas en los pies de las cepas centenarias existentes y sustituyendo la mayor parte de las variedades blancas por la variedad reina del Bierzo, la Mencía.
Todo ese esfuerzo tuvo su recompensa: Casar de Burbia es hoy una bodega consolidada que, trabajando en un empeño constante por captar la esencia del terruño berciano en sus elaboraciones de alta expresión, puede presumir de haber llevado a cabo un trabajo de regeneración y recuperación de la viña sin igual en El Bierzo.
En la actualidad, es el hijo de Nemesio Fernández Bruña, Isidro Fernández Bello, quien toma las riendas de la bodega y dirige sus elaboraciones.

Viñedos
A una altitud de entre 600 y 700 metros sobre el nivel del mar, situadas en terreno montañoso y repartidas en 42 pagos según su altitud, orientación y características del terruño, Casar de Burbia cuenta con 27 hectáreas de viñedo, en su mayoría cultivadas con la autóctona Mencía, contando también en menor medida con las variedades Garnacha tinta y Godello.
En el viñedo, pegado al Camino de Santiago, está plantado en su mayoría con viñas viejas, algunas de ellas, con más de un siglo, plantadas en 1900.
El terruño constituye el factor clave en los vinos de Casar de Burbia. Origen de su color, olor, sabor y cuerpo, sus suelos pizarrosos, de gran concentración tánica, teñidos de rojo debido a la gran cantidad de molibdeno y hierro, hacen de sus vinos una auténtica explosión mineral.
Casar de Burbia selecciona el mejor fruto de sus viñedos para lograr la más alta calidad y obtener la máxima expresión de la Mencía en sus elaboraciones. Así, posteriormente, durante el proceso de elaboración y crianza la bodega trabaja bajo la máxima de preservar toda la personalidad de la fruta en sus cuatro elaboraciones: Casar de Burbia, Hombros, Tebaida y Tebaida Nº 5.