Tinto Pesquera Gran Reserva 2003 Zoom Tinto Pesquera Gran Reserva 2003 Wrapper
  • Bodega: Bodegas Alejandro Fernández - Tinto Pesquera
  • D.O.: D.O. Ribera del Duero
  • Uva: 100% Tempranillo


La añada 2003 dio como resultado un vino inolvidable y memorable. Complejo, equilibrado, redondo, intenso, lleno de matices, que conjuga con perfección antiguas y nuevas técnicas, expresando con elegancia lo mejor de todas ellas. Un vino que sólo se elabora en cosechas muy especiales.



Color: cereza madura, con reflejos granate y bordes teja.

Nariz: fina y compleja. Destacan aromas de frutas en sazón, maderas especiadas, apuntes tostados, notas minerales y fondo almizclados.

Boca: potente, maduro y carnoso. Presenta una excelente estructura tánica pero es a la vez suave. Equilibrado y con prolongado final de boca.

Armonias:

Muy buen acompañante de carnes rojas guisadas y caza mayor.

Se recomienda servir a unos 18 ºC.

  • Bodega:
    Bodegas Alejandro Fernández - Tinto Pesquera
  • Año:
    2003
  • Graduación:
    14.0
  • Producción:
  • Vendimia:
    Vendimia realizada a mano.
  • Vinificación:

    Está elaborado con la mezcla de dos vinos: uno fermentado a la antigua usanza en un viejo lagar de piedra y otro en un moderno depósito de acero inoxidable. El resultado, después de una crianza de tres años en barricas de roble americano, es simplemente magnífico.


  • Crianza:
    14.0

Bodegas Alejandro Fernández - Tinto Pesquera



Alejandro Fernández es una leyenda.
Es la viva imagen de un hombre hecho a sí mismo.

Desde su infancia alimentó su sueño bodeguero y, siguiendo la tradición familiar aprendida de sus padres, de niño ya elaboraba sus propios vinos cada año con uvas de sus pequeños viñedos.

Desde sus comienzos como bodeguero en los años 80, Alejandro Fernández ha sido considerado un verdadero revolucionario y visionario en la elaboración de vinos en la Ribera del Duero, convirtiéndose éstos en un modelo a seguir por otros viticultores y bodegueros.

Trabajador incansable, Alejandro Fernández tiene toda la sencillez y sabiduría de un hombre del campo castellano que supo lograr con su empeño, cariño y tesón unos nuevos Ribera que bien han merecido ser equiparados a los legendarios Pétrus por el reputado Robert Parker.

Filosofía:

El trabajo es una constante en su discurso. Y es que Alejandro disfruta de su ocupación y lejos de pensar en la retirada afirma: Yo descanso trabajando, en mis bodegas soy feliz y mientras tenga salud, permaneceré al frente del negocio'.
Son sus cuatro hijas un apoyo indispensable para él, especialmente Eva, quien se encarga de las vendimias y la elaboración de las cosechas en un tándem perfecto que representa mejor que cualquier otra cosa la comunión entre la innovación que aporta Eva y la tradición y la experiencia de Alejandro.

Así, las señas de identidad de Tinto Pesquera son la calidad y la perfecta conjunción entre tradición y modernidad.

Tinto Pesquera es una bodega sin artificios que refleja la personalidad de su creador, un hombre de ideas claras y directas, con el temple envidiable del agricultor que conoce bien la paciencia, la perseverancia y los beneficios de la espera.

Pese a sus constantes éxitos y reconocimientos, Alejandro es acérrimo defensor de la contención de precios que sigue a raja tabla, con la firme convicción de que el vino es para disfrutarlo, no para especular.

Emplazamiento y denominación:
La bodega se emplaza en Pesquera de Duero en la provincia de Valladolid, en la Comunidad de Castilla y León, inscrita en la D.O. Ribera del Duero.
Pesquera, con una larga tradición vinícola, ha sido a lo largo de su historia un lugar geográficamente privilegiado por la bondad de sus tierras y un punto crucial de caminos.
Con el establecimiento de pueblos pastores y agricultores desde tiempos remotos, ha tenido a lo largo de la historia una gran vitalidad social y económica.

Viñedos:
Abogando siempre por el viñedo propio, a orillas del río Duero, a la vera de chopos, sauces y alamedas, crecen las 200 hectáreas de Tempranillo -variedad fetiche de Alejandro- en espalderas bajas para aprovechar mejor el calor.

Clima y suelos:
Los viñedos, a una altitud de 1000 metros sobre el nivel del mar y en suelos pobres de arenas y gravas sobre un fondo de calizas y arcillas, ideales para la vid.
Éstos se encuentran bajo el influjo del clima continental, con inviernos rigurosos y de frecuentes heladas, en los que las temperaturas pueden descender hasta los 10°C bajo cero, pudiendo llegar ocasionalmente a los 20°C bajo cero, y una pluviometría anual baja, de 300 a 550 l/m² al año.
La insolación, que oscila entre las 2.200 y las 2.800 horas anuales, y los veranos frescos y secos, favorecen la excelente calidad final del fruto, fabricando aromas y sabores repletos de matices que las uvas atesoran.

Sus vinos:
Contando con 7.500 barricas de roble americano y francés para la crianza, Tinto Pesquera elabora vinos en los que la madera guarda un enorme respeto hacia la fruta.
Y es que, Alejandro ha apostado siempre por la expresión de un gran suelo y un magnífico microclima por encima de la madera, aún cuando durante la época de los 80 todo el mundo seguía la moda elitista de los grandes reserva.

La mejor Tempranillo otorga a los vinos de Alejandro Fernández su característico tanino dulce de la fruta madura ofreciendo una agradable ambigüedad entre astringencia -sensación que produce el vino con elevada presencia de taninos de poderlo masticar- y suavidad.

Vinos sin clarificar que, con el paso de los años, ganan en complejidad y en matices sin perder su carácter original y que han hecho de Tinto Pesquera un emblema de calidad dentro y fuera de nuestras fronteras y que le han valido situarse entre las bodegas más prestigiosas de nuestro país.

Producción:
No obstante ser una bodega de referencia a nivel internacional, Tinto Pesquera es fiel a la idea de la elaboración de vinos artesanales y, aunque sus instalaciones están dotadas de la tecnología más innovadora para la elaboración de vino, Pesquera sigue siendo un negocio modesto que huye de la masificación apostando por los bajos rendimientos en pro de la calidad.
Así, con una producción de 800.000 botellas, su destino es 20% regional, 35% nacional y 55% exportación.