Trenc d'Alba 2014 Zoom Trenc d'Alba 2014 Wrapper
  • Bodega: Trossos del Priorat
  • D.O.: D.O.C.A. Priorat
  • Uva: 80% Garnacha , 15% Viognier , 5% Macabeo



Color: amarillo con tonalidades verdosas.

Nariz: aromas tropicales maduros junto con notas de bajo bosque mediterráneo (tomillo, romero).

Boca: entrada nerviosa, con tensión para dejar a la frescura y un final goloso.

Armonias:

Se puede maridar con pescados, ensaladas complejas y pasta con salsas suaves.

La temperatura de servicio recomendada es de 12ºC.

  • Bodega:
    Trossos del Priorat
  • Año:
    2014
  • Graduación:
    14.5
  • Producción:
  • Vendimia:
    Vendimia realizada a mano.
  • Vinificación:

    Realizada de forma tradicional.


  • Crianza:
    14.5
  • Suelos:

    Son del tipo pizarrosos.

Trossos del Priorat


Vinos francos y tradicionales con un toque personal.
En el año 2004 la familia Vives llegó a Gratallops para iniciar su proyecto vitivinícola. Empezaron comprando algunas parcelas a los propietarios del restaurante El Cairat de Falset y asesorados por el enólogo Manel Vía, pusieron en marcha la bodega. Más tarde, el enólogo Toni Coca se incorporó a la bodega para redondear el trabajo e introdujo nuevas técnicas de elaboración.
Situada a caballo entre La Viella Alta, La Viella Baixa y Gratallops, en el mismo municipio de Gratallops, cerca de la localidad, la bodega cuenta con unas de las instalaciones más modernas en técnicas de elaboración.  Proyectada por el arquitecto Lluís Escarmís, la bodega ocupa un moderno edificio que, levantado en madera y hormigón, se mimetiza con el paisaje del Priorat. La edificación, con las zonas de elaboración y crianza soterradas, se construyó con un diseño sobrio y austero, cediendo todo el protagonismo a la viña.
Trabajando los viñedos de manera ecológica y certificada por el CCPAE (Consejo Catalán de Producción Agraria Ecológica), Trossos del Priorat cuenta con 22 hectáreas de viñedo propio de las variedades Garnacha tinta, Cariñena, Cabernet Sauvignon, Syrah, Garnacha blanca y Macabeo.
Los viñedos, plantados en terrazas, algunas de ellas en fuerte pendiente, sobre suelos de llicorella que provocan un estrés hídrico en la planta que le obliga a buscar agua en el fondo del suelo, crecen bajo el influjo de un clima mediterráneo de influencia continental en que, caracterizado por sus contrastes, se pueden dar desde inviernos suaves y veranos muy calurosos hasta inviernos fríos y veranos suaves.